publicidad
  19/10/2015

Terry Myerson

Vicepresidente de Microsoft, Dtor.Gral. División Windows and Devices

El entrevistado de esta semana, Terry Myerson, ha trabajado en Microsoft 18 de sus 42 años. En 2011, Steve Ballmer le puso al frente del equipo encargado de rediseñar el sistema operativo Windows Phone. Dos años después, el entonces CEO de la compañía lo elevó al rango de vicepresidente a cargo de todos los desarrollos de Windows. Cuando Satya Nadella sucedió a Ballmer, en febrero de 2014, inició una reorganización que acabaría segmentando operativamente la compañía en tres divisiones, y puso al frente de una de ellas a Myerson. Hace diez días, horas después de presentar en Nueva York los nuevos dispositivos de Microsoft, Myerson aterrizaba en Barcelona, donde tuvo lugar esta entrevista.

Terry Myerson

Terry Myerson

La visita de Myerson a Barcelona coincidió con la conferencia europea de la consultora Canalys, a la que acudieron los primeros espadas de las grandes marcas que comercializan PC: Lenovo, HP y Dell (citadas en orden de ingresos en el mercado mundial). Inevitablemente, todos se refirieron a la estrategia de Microsoft. Gianfranco Lanci, presidente y COO de Lenovo, explicitó en público su rechazo a revender el nuevo Surface, al que calificó como “un competidor entre comillas”. Lenovo, dijo Lanci ante un auditorio lleno de representantes del canal, ve a Microsoft “como partner en ciertas cosas y como competidor en otras, de modo que tenemos que ser cuidadosos”.

Conviene recordar que el primer Surface salió al mercado en 2012, con la aspiración de ser un revulsivo tras un prolongado estancamiento de la innovación por parte de los fabricantes de PC, que por aquellas fechas se debatían en la duda de cómo reaccionar ante el auge de las tabletas. De hecho, la iniciativa de Microsoft influiría en la aparición de equipos híbridos que han ayudado a mejorar los márgenes de la industria, aunque no han detenido el declive de las ventas de PC.

A diferencia de Lanci, Dion Weisler, CEO de HP Inc, que dentro de un par de semanas se segregará de la actual HP, matizó que su empresa se ha comprometido a vender y soportar el Surface Book, porque se trata de un producto “deseado por una parte de nuestros clientes” pero no a acompañar el marketing de Microsoft, precisando que los vendedores de HP Inc. no cobrarán comisiones sobre esas ventas.

Ante una nutrida audiencia profesional, Weisler comentó que, según sus estimaciones, Microsoft ha dedicado más de 2.000 millones de dólares por todo concepto en el lanzamiento de la familia Surface para crear una nueva categoría, y ese esfuerzo merece reconocimiento. No obstante, “está muy clara nuestra preferencia”.

Por su lado, Marius Hass, chief commercial officer de Dell, defendió la decisión de vender Surface porque “formamos parte del mismo ecosistema”. Clientes de mucho valor – dijo – se han interesado en desplegar y gestionar cierto número de dispositivos de Microsoft, “y no podemos darles la espalda”. No consta al autor de este blog que Myerson se reuniera con tan ilustres representantes de la industria.

A su anterior responsabilidad sobre Windows, usted acumula desde junio los dispositivos. Nuevos roles y nueva estrategia, todas las piezas parecen estar en su sitio. ¿Se puede interpretar que la transición iniciada por Satya Nadella está consumada?

No puedo decir que lo esté. En cada fase crecemos y aprendemos… y siempre tenemos mucho trabajo por delante […] En lo que me concierne, sería más justo decir que mi posición actual colma mis aspiraciones. Tengo una gran responsabilidad: sobre los dispositivos de nuestros partners, sobre los productos de Microsoft, sobre Windows 10, sobre cómo van a encajar los usuarios tanta innovación […].

¿Por qué razón Microsoft, empresa de software por antonomasia, desarrolla y vende su propio hardware, en competencia con los fabricantes que han apoyado la trayectoria de Windows en las buenas y en las malas?

Porque tiene un gran valor estratégico. Creemos que para el futuro de la industria, es importante que no nos limitemos a desarrollar software, que diseñemos familias de nuevos dispositivos. El objetivo no es competir con nuestros partners, sino extender el ecosistema Windows creando nuevas categorías y marcando el camino para nuevas experiencias de usuario. La industria en su conjunto sale beneficiada.

[…] aunque usted lo vea así, algunos fabricantes objetan que Microsoft entre en su mercado con productos propios.

Hoy mismo, usted me ha visto en escena respaldando la presentación de la nueva gama de productos de HP. He venido a Barcelona con ese motivo. ¿Por qué? Porque HP es una de las grandes marcas que respaldan el lanzamiento de Windows 10, crucial para Microsoft. No veo dónde está la contradicción… Nuestro trabajo es complementario del de los OEM de Windows y siempre lo ha sido. Pretendemos estimular, no competir: esos nuevos dispositivos de HP van de 299 a 1.499 dólares, perdone si no conozco los precios en euros, mientras que el Surface Book empieza en 1.499 dólares. Por otro lado, HP y Microsoft han colaborado para sacar al mercado nuevos formatos, que combinan las ventajas de un PC con las de una tableta, tanto en el mercado de consumo como en el empresarial.

Hablemos de Windows 10, entonces. Hacer que un mismo sistema operativo funcione tanto sobre un PC como sobre un móvil, es una proposición muy atractiva para los desarrolladores de aplicaciones, pero ¿qué reacción espera Microsoft de los usuarios?

Nuestra meta es que Windows 10 funcione en 1.000 millones de dispositivos dentro de un par de años. Cuando digo 1.000 millones, estoy sumando pantallas grandes y pequeñas, consolas Xbox, ordenadores de sobremesa, portátiles, tabletas y smartphones. Y hablo de 1.000 millones de dispositivos, no de 1.000 millones de usuarios, precisamente porque esperamos que una parte de los usuarios tengan más de uno.

Una gran novedad de Windows 10 es que sus aplicaciones serán consistentes con otros sistemas operativos para móviles y tabletas, sin lugar a dudas más populares que Windows Phone. ¿Es una manera de seducir a los usuarios de Android o de iOS para que prueben la opción de Microsoft? Si esas aplicaciones funcionan en un móvil Android o en un iPhone, ¿por qué los usuarios habrían de pasarse a Windows 10?

Como he dicho, nuestro objetivo es extender el ecosistema Windows. Esto significa, ante todo, que un PC Windows se acople perfectamente con una tableta o un smartphone Windows, que ambos sean interoperables, que las aplicaciones funcionen con idéntica familiaridad. Luego, en segundo lugar, implica que las aplicaciones de Windows funcionen satisfactoriamente en dispositivos Android o en un iPhone.

¿Cree Microsoft que esa estrategia reforzará la cuota de Windows en el mercado de smartphones?

No lo dude.

¿Espera que un cierto número de usuarios de Android estén dispuestos a cambiar por Windows 10?

Harían muy bien en hacerlo, porque Windows 10 es mucho más seguro que Android, y ofrece a los usuarios una mejor experiencia… Cualquiera que se preocupe por la seguridad y la privacidad, preferirá Windows 10. En mi familia nadie usa Android…

Eso sí que no lo dudo

[risas]

¿A qué atribuye las reticencias que muchos usuarios tuvieron ante Windows 8? ¿Cuál fue el error de Microsoft, si es que hubo error?

Mi trabajo no consiste en mirar atrás. Me concentro totalmente en Windows 10 y en cómo mejorarlo. Francamente, lo hemos desarrollado teniendo siempre presente al usuario final, poniéndonos en su piel, centrándonos en su experiencia. Hemos añadido funciones que enriquecen esa experiencia, como Cortana [asistente virtual activado por la voz del usuario] y Windows Hello [autentificación biométrica para acceder instantáneamente al dispositivo], sin olvidar el nuevo navegador Microsoft Edge [sustituto de Explorer].

Una diferencia entre Windows 8 y Windows 10 es que el interfaz táctil no ha conseguido el favor de gran número de usuarios…

Windows 10 soporta interfaz táctil, además de un lápiz digital para ciertas aplicaciones; y por supuesto mantiene el teclado y el ratón. No estoy de acuerdo en lo que ha dicho sobre las reticencias de los usuarios. Personalmente he observado la facilidad con la que un grupo de chavales, jugando a Minecraft, pasaba de un modo a otro sin la menor confusión. Lo que hemos pretendido es que la manera de usar los dispositivos bajo Windows 10 sea natural. Según cada circunstancia de uso, tocar la pantalla será fauloso, o será preferible un controlador, o combinar ratón y teclado. No existe, no podría existir, un patrón único de uso.

¿Pueden los usuarios confiar en que tendrán la misma experiencia a través de distintas plataformas de hardware, desde un móvil a la Xbox?

Nuestra manera de enfocar la cuestión es esta: queremos facilitar la mejor experiencia en cada dispositivo. En una Xbox, el usuario está inmerso en una experiencia lúdica, pero sin cambiar de sistema operativo el mismo usuario puede, en el dispositivo apropiado, usar una aplicación de productividad o disfrutar de un contenido. Lo que da consistencia a esas diferencias es la familiaridad con Windows 10: desde luego, no es lo mismo un móvil que un portátil, pero los dos serán consistentes para el usuario. Y también para el desarrollador.

Hay un incentivo para adoptar Windows 10, la actualización gratuita desde las versiones anteriores. La oferta es temporal, y se supone que va a estimular una rápida adopción por los usuarios. Pero también podría hacer menos necesaria la renovación del hardware existente, ¿no cree?

No, no. Lo que buscamos es construir una sólida base de usuarios que se sientan cómodos con Windows 10, ¿cómo no va a ser esto un acelerador del mercado? Un gran número de los dispositivos que están ahora en uso tienen cuatro o más años de antigüedad, y no pueden aprovechar las ventajas de Windows 10. Si usted compara la nueva generación de PC con la que se vendía hace dos años, verá que son más delgados, más ligeros, más seguros, con mejores capacidades gráficas y multimedia. Y no han subido de precio, en muchos casos han bajado. Este es un momento fantástico para los usuarios.

[publicada en La Vanguardia el 18/10]


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2018 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons