publicidad
  5/11/2012

Ahora sí, Tim Cook tiene todo el poder

Pocos imaginaron que el ridículo sufrido por Apple con la presentación de su aplicación Maps tendría consecuencias sobre la estructura de poder en la empresa. Tim Cook ha probado tener menos remilgos que Steve Jobs a la hora de admitir un error, y tomó el toro por los cuernos para cargarse al responsable directo, Scott Forstall, y remodelar la cúpula de la compañía según un modelo organizativo que ya no es el que heredó de Jobs. Al hacerlo, ha dejado claro quién manda en Apple, cortando por lo sano con los bulos acerca de si da o no el tipo como sucesor del fundador. Parece bastante evidente que ningún otro directivo daría el tipo como sucesor de Cook, si se diera el caso.

Tim Cook

Tim Cook

El CEO de Apple no trató de disimular el error – como hiciera Jobs en el caso antenagate – y pidió a Forstall que firmara una carta disculpándose ante los usuarios de la marca; ante la negativa del senior VP responsable de software, Cook asumió públicamente el error, pero le faltaron días para ordenar su salida de la compañía. Steve Forstall no era una pieza cualquiera: entró en Apple en 1997, de la mano de Jobs al regresar este tras haber trabajado juntos en la aventura de NeXT; siempre se le ha considerado como el más jobsiano, pero también el más conflictivo del equipo directivo. Era –dicen – un tipo imbuído de un papel que ya no tiene sentido: traducir las visiones de Jobs en disciplina, a menudo con malos modos.

Los estruendosos fallos de Maps – un intento fallido de escarmentar a Google, prescindiendo de su cartografía – puso de manifiesto que los procesos de desarrollo de software dentro de Apple no siempre son dignos de la imagen que transmite la compañía gracias a la excelencia de su diseño de hardware. Por esto, no sorprende enterarse ahora de que Jonathan Ive, el celebrado vicepresidente de Diseño Industrial, rehusaba todo trato con Forstall, de quien se decía que ambicionaba quedarse con ambas responsabilidades. Ha ocurrido lo contrario: Ive ha salido reforzado de la crisis, y a su función anterior une ahora la de Interfaz Humano, una suma que lo pone a cargo de la concepción y diseño de los productos de la marca. Eddy Cue, hasta ahora VP a cargo de servicios online, acumulará dos patatas calientes: encarrilar el desarrollo con Maps, y encontrar un destino para Siri, dos productos que han sido causa de crueles bromas sobre Apple.

Por otra parte, el veterano Bob Mansfield vuelve a escena con una posición reforzada, un grupo llamado Tecnología, tras haber anunciado en junio que se marchaba – otro desencuentro con Forstall – y rectificar luego a petición de Cook. Todo indica que la configuración de este nuevo grupo responde a la necesidad de acelerar la innovación, tras un período en que el éxito puede haber tenido efectos no deseados. El equipo de Mansfield, por ejemplo, se ocupará de la estrategia de Apple en semiconductores, un capítulo al que suele prestarse poca atención desde fuera, pero que es vital para que la compañía mantenga su autonomía con respecto a los proveedores [el desencuentro con Samsung ha dejado huella].

Ive, Cue y Mansfield, tres personajes que, junto con Phil Schiller, VP de Marketing, forman a partir de ahora la “banda de los cuatro” en la que se apoyará Cook para desarrollar su propia visión estratégica, incurriendo si fuera necesario en la negación de los puntos de vista de Jobs [el iPad Mini es un ejemplo de producto que este rechazaba categóricamente, pero que su sucesor ha impulsado].

Los comentarios de los últimos días subrayan que los cambios van mucho más allá de los individuos involucrados. Ken Dulaney, analista de Gartner, comenta: “no olvidemos que esta crisis ha estallado en torno a la usabilidad, que se supone es la impronta que diferencia a Apple de sus competidores; es llamativo que ocurra justamente ahora, cuando Microsoft y Google han presentado productos que superan en innovación a los recientes de Apple”.

Om Malik, cabeza de uno de los blogs más influyentes de la industria, escribe: “a diferencia de los buenos tiempos de Jobs, en los que ningún producto salía al mercado sin cumplir al 100% las exigencias del jefe, ya en su enfermedad empezó a calar en la compañía una cultura de calendario, de lanzamientos con fecha fija, aunque fuera preciso saltarse algún control de calidad”. Maps y Siri han sido ejemplos de productos a medio hornear, consecuencia de esa cultura, que también puede entenderse como una servidumbre a la marcha de la acción.

Las noticias aportan otros elementos en segundo plano. El nuevo esquema confía el desarrollo de iOS que pasa de Forstall a Craig Federighi, otro veterano de NeXT que hasta ahora estaba a cargo del software para Mac. Steve Jobs postulaba que los dos sistemas operativos han de tratarse por separado, aunque fuera complementarios; sin embargo, OS X ha tomado prestados algunos rasgos desarrollados inicialmente para iOS, y es posible conjeturar una integración mayor.

Puestos a encontrar diferencias entre las eras de Jobs y Cook, algunos han visto en el ascenso de Jony Ive una posible ruptura con otro dogma jobsiano cuyo guardián era Forstall, a propósito del interfaz de usuario en las aplicaciones propias. Se conoce como ´skeumorfismo` y consiste en tratar de que el interfaz imite artefactos y texturas de la vida real [un ejemplo es la simulación de una estantería de madera que identifica a iBookstore]. Ive no comparte esa filosofía de diseño, que considera obsoleta, pero de ahí a interpretar que vaya a erradicarla, hay un trecho.

Al margen de estas desventuras, Tim Cook ha tenido que tragarse un sapo. El británico John Browell, que él reclutó personalmente para dirigir la estrategia de retail, ha sido un completo desastre, como muchos le advirtieron [historia que merece tratamiento aparte]. Nueve meses después, el CEO ha decidido buscar un sustituto.

La semana que se inicia – a caballo entre Sandy y las elecciones – no es la más apropiada para valorar la reacción bursátil ante lo que pasa en Apple. Pero la acción lleva varias semanas bajando, y el viernes cerró a 576,80, la cotización más baja desde julio: la tibieza de los analistas ante el iPad Mini, y los supuestos o reales problemas en la cadena de suministros son mencionados como motivos; ¿bastará la toma del poder por Tim Cook para cambiar el ánimo de Wall Street?


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons