publicidad
  18/06/2015

18Jun

Si las telecos europeas pensaban que se llevarían mejor con la comisaria Marghette Vestager que con sus antecesores Joaquín Almunia y Neelie Kroes, se han equivocado. La encargada de la cartera de Competencia lleva seis meses en el puesto, pero ya apunta maneras, como indica su tratamiento de los expedientes contra Google y Gazprom. El lunes pasado, en una conferencia en París, Vestager refutó la tesis de que, si se quiere incentivar las inversiones en infraestructuras de telecomunicaciones, es preciso aceptar la consolidación de los operadores. Explícitamente sostuvo lo contrario: “hay suficientes evidencias de que una consolidación excesiva (sic) no sólo puede conducir a menos competencia y a encarecer la factura de los consumidores, sino que también reduce los incentivos a innovar en los mercados nacionales”.

Como poco, la comisaria danesa ha querido marcar territorio, evitar que cunda la idea de que la Comisión ha aflojado la mano. Para interpretar sus palabras, habría que saber qué entiende por ´exceso de consolidación´. En los últimos tiempos del mandato de Almunia, se autorizaron operaciones que redujeron de cuatro a tres el número de operadores en Alemania e Irlanda: la compra de ePlus por Telefónica Deutschland y la de O2 Ireland por Hutchinson Whampoa. Esto dio alas a creer que la CE empezaba a acoger los argumentos de la industria.

Sea por esa suposición, o por mor de las circunstancias, desde el comienzo de 2015 se ha desatado una concentración sin precedentes: 67.000 millones de euros, según la recopilación de Dealogic. La operación más cara ha sido la compra de la compañía británica por BT, que combinará la red fija de esta con la móvil de la absorbida. Al poco tiempo, Hutchinson Whampoa (Three) llegaba a un acuerdo para comprar O2 UK, hasta ahora propiedad de Telefónica. Ambas están todavía en el tejado de la autoridad británica, y Bruselas no ha dicho aún si pondrá objeciones.

Por si acaso, BT se ha adelantado a declarar que la transacción sobre EE es un caso peculiar, porque no reducirá el número de operadores móviles, ya que no tenía actividad propia en ese segmento del mercado. Telenor y TeliaSonera están a la espera de fusionar sus actividades en Dinamarca, mientras en Italia está pendiente de aprobación la fusión entre la filial de Hutchinson y la de Vimpelcom, grupo con sede en Luxemburgo [pero de propiedad rusa, otra peculiaridad]. Entretanto, la compra de la española Jazztel [que no tenía licencia móvil ni espectro] por Orange, ha recibido luz verde condicionada a la cesión de activos a terceros, que tal vez podría acabar fortaleciendo al cuarto operador, Yoigo.

En apoyo de su posición, Vestager puso un ejemplo que seguramente ha sentado mal en París: dijo que la entrada en 2009 de un cuarto operador, Free, ha propiciado más competencia, una bajada general de precios y un esfuerzo de inversión por parte de sus competidores. En la práctica, lo que ha propiciado ha sido que Orange pierda dinero en su filial francesa, que Vivendi se resignara a vender SFR al cablero Altice  y que Bouygues busque desesperadamente un comprador con el temor de que, según de quién se trate, pudiera no ser admitido. No ha habido consolidación, pero ¿es el actual un modelo sostenible?

Los movimientos de consolidación dentro de la UE están tomando un cariz distinto al que se esperaba hace un año: en la mayoría de los casos, se busca la fusión entre redes fijas (particularmente de cable) y de móvil para prestar servicios convergentes. El componente móvil pierde importancia en las estrategias de los operadores, en la medida que no es precisamente el segmento de negocio más rentable. Pero el debate en torno a las reglas de competencia finge ignorar esta evolución y sigue anclado en los tiempos en que quien quisiera pintar algo en el mercado tenía que apostar por el móvil; las redes fijas han recuperado protagonismo, siempre que estén en condiciones de ofrecer servicios y contenidos de televisión. Tal vez los funcionarios a las órdenes de Vestager deberían contemplar esta nueva dimensión del sector.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons