publicidad
  3/05/2016

Doron Kempel

Fundador y CEO de Simplivity

Para merecer el apellido, un sistema hiperconvergente deberá integrar computación, almacenamiento, virtualización, networking, deduplicaciòn y compresión de datos. Según Doron Kempel, fundador y CEO de Simplivity, en un plazo de 10 años esta será la forma dominante de las TI. No se trata meramente de un ejercicio de empaquetamiento de funciones: la clave está en la capacidad de abstraer las aplicaciones y los datos con independencia de los componentes físicos para bajar los costes, aportando agilidad y movilidad. En realidad, a Kempel no le gusta la palabra hiperconvergencia, y no la usó ni una sola vez durante 50 minutos de charla, profusamente ilustrada con garabatos en una pizarra.

Doron Kempel

Doron Kempel

Crece el número de competidores. Entre ellos, los grandes proveedores de TI que ven en la hiperconvergencia un recurso para no perder a manos de advenedizos los ´derechos adquiridos` gracias a su base instalada. Kempel es de los que creen que la entrada de estos nombre de primera fila otorga legitimidad al concepto.

La lista debería empezar por VCE, ahora controlada por EMC, y seguir por VMware (EVO-RAIL), HPE (que recientemente ha presentado su sistema HC380) y se cierra (provisionalmente) con Cisco. Este último es un caso interesante, porque a la vez que mantiene vigente el acuerdo con Simplivity, ha empezado a vender hiperconvergente desarrollado por Springpath.

¿Se define Simplivity como especialista de hiperconvergencia?

Hiperconvergencia indica sólo una cuestión de grado. En realidad, habría que empezar por descartar si estamos hablando de lo que para mí debería llamarse convergencia 1.0, categoría en la que caben propuestas como la de VCE o FlexPod. Si alguien se propusiera crear ahora una compañía de convergencia 1.0, podría tener listo un producto para salir al mercado en el plazo de ocho meses […] Si pretendiera pasar de la convergencia 1.0 a la convergencia 2.0, necesitará otros dos años de trabajo por lo menos, y financiación suficiente. Lo digo por experiencia: a nosotros, en Simplivity, nos llevó 43 meses desarrollar nuestra Data Virtualization Platform.

Casi cuatro años, de 2009 a 2013 ¿Por qué tanto tiempo?

El tiempo necesario para conseguir un producto fiable, que corra cualquier aplicación virtualizada, cualquier carga de trabajo sobre x86, que trabaje con distintos hipervisores, que acepte cualquier sistema de gestión, y que los datos sean coherentes tanto on premise como con cualquier proveedor cloud. Era lo que pretendíamos en septiembre de 2009, cuando fundamos la compañía, y esto no se hace en ocho meses ni en dos años. ¿Por qué? Porque el rendimiento debía ser predecible y, en segundo lugar, debía ser alto. También necesitábamos resiliencia, diseñar un sistema muy robusto, que diera garantías contra la pérdida de datos. Sin olvidar protección de datos, backup y data recovery… y que todo fuera escalable, no un único sitio, sino en varios.

¿Cuál ha sido la experiencia de Simplivity?

Anteriormente fundé una compañía llamada Diligent Technologies. Hacíamos deduplicación del backup, tal como lo hacía Data Domain [comprada por EMC en 2009]. Le vendimos Diligent a IBM en abril de 2008, siendo conscientes de que sólo habíamos resuelto el problema parcialmente, en el backup. Por su lado, Riverbed lo resolvía en la WAN, Ocarina en el archivado, Storewize en el almacenamiento primario […] Algún día, una compañía tendría que resolver el problema de los datos, hacer deduplicación y compresión de todos de una vez y para siempre. Nos propusimos hacerlo y por esto, después de vender Diligent, montamos Simplivity. Lo primero fue constatar que nadie más estaba haciendo lo que queríamos hacer: deduplicación de una vez y para siempre.

¿En qué punto de sus objetivos está Simplivity en este momento?

Tardamos 43 meses hasta tener la versión 1.0. Ahora, más de seis años después, puedo sostener que tenemos un rendimiento muy predecible y que el pico de performance que ofrecemos es muy alto; lo mismo digo sobre la resiliencia y la protección de datos. En un sitio único podemos ofrecer 1.000 máquinas virtuales con 800 Intel Core, medio petabyte de almacenamiento… podemos escalar hasta 32 sitios con deduplicación permanente. Ningún competidor puede decir lo mismo.

¿En qué se diferencia de Nutanix?

Para empezar, en la predictibilidad. Ellos se basan absolutamente en Intel, mientras nosotros hemos desarrollado nuestra propia tarjeta aceleradora, que se ocupa de la parte crítica de los procesos. Significa que los procesadores de Intel soportan la aplicación y nuestra tarjeta se ocupa del trabajo más duro. Resumiendo las diferencias: el rendimiento de Nutanix no es muy predecible, su pico es más bajo, pero su resiliencia está OK. No tiene data protection propia […] Su escalabilidad en un sitio único parece mejor que la de Simplivity, pero les llevamos mucha ventaja en entornos multisite. En materia de deduplicación, pues lo mismo. Creemos que su potencial no puede ir mucho más allá, pero ya lo veremos.

Ya que habla de potencial, ¿cuál es el de Simplivity?

Somos una empresa con algo más de seis años de edad. Permita que le mencione otra compañía que tenía seis años cuando fue adquirida; me refiero a VMware. En aquel momento, pocos la conocían y muy pocos apreciaban su potencial… tan es así que EMC desembolsó una cifra que hoy nos parece ridícula, 625 millones de dólares […] Como usted sabe, Dell ha presentado una oferta por EMC y ha sugerido que lo más interesante del paquete es el control de EMC sobre VMware.

Luego hablaremos de eso, si no le importa. Como Simplivity es una compañía privada, no tiene por qué revelar datos de su negocio, pero yo puedo preguntarle si estaría lo suficientemente madura como para salir a bolsa. O si preferiría recibir una oferta de compra.

Hay otra opción que usted no menciona. Hasta ahora, Simplivity ha recaudado 276 millones de capital privado. Vivimos en otra era, Norberto. ¿Sabe cuánto dinero recaudó Cisco antes de salir a bolsa? 55 millones. ¿Y cuánto recaudó NetApp? 35 millones. Nosotros, 276 millones. Sin embargo, no necesariamente una compañía tiene que salir a bolsa, hay ejemplos de lo contrario. En lo que a mí respecta, como CEO, prefiero que Simplivity siga creciendo…

Nutanix, su principal competidor, ha iniciado los trámites para salir a bolsa en 2016, y esto significa que los inversores tienen elementos para juzgar… ¿Se ha planteado Simplivity esa posibilidad?

Naturalmente. ¿Lo haremos? Ah, depende de que cotizar en bolsa sirva para dos cosas. Una, obvia, para obtener más recursos con los que nuestro negocio pueda crecer más rápido que en la actualidad; segundo, crear liquidez para los miembros de un equipo que ha trabajado muy duro para llegar a este punto en la construcción de la empresa. Al final, salir a bolsa o lanzar una nueva ronda de financiación, dependería del valor. Personalmente, la ventaja que le veo a nuestra situación actual es que somos bastante libres para dedicar recursos a I+D, mientras que como empresa cotizada tendríamos que aceptar ciertas limitaciones […] Ahora mismo, nos centramos en seguir desarrollando nuestra tecnología y en ganar cuota.

He planteado otra hipótesis, una oferta de compra… De estar en una posición parecida a la de los fundadores de VMware en 2004, sabiendo lo que hoy sabe, ¿cree que hubiera vendido?

Estamos en 2016, no en 2004, y tenemos por delante una gran oportunidad para Simplivity, porque estamos en un mercado total que vale 107.000 millones de dólares. Esta es la medida de la oportunidad, y los inversores que nos respaldan lo saben.

Bueno, pues… ¿qué opina de la oferta de Dell sobre EMC?

Lo que hay que preguntarse es en qué mejorará el portfolio de productos legacy que tienen las dos empresas. En nada. Entonces, ¿por qué se pone sobre la mesa la operación? Porque los inversores esperan ganar dinero; para comprar EMC, Dell tendrá que endeudarse aún más, y venderá piezas de su patrimonio, o desguazará otras; luego, seguramente volverá a cotizar en bolsa para achicar la deuda. ¿Y los clientes, qué pasa con ellos? Desde mi punto de vista, Dell y EMC, una vez fusionadas, tendrán demasiados productos de almacenamiento: Equalogic es un concepto anticuado, VNX no tiene mayor interés, etc. No veo qué ventajas obtendrán los clientes […] En cuanto a los VARs que trabajan con una o con otra, dudo mucho que su margen vaya a mejorar con la fusión […] más bien lo contrario, Dell se volverá muy tacaña. Es un mundo complicado, Norberto, un mundo que se extingue.

Volviendo a Simplivity, ¿cuál es la naturaleza de sus acuerdos con Cisco y Lenovo?

Nuestra plataforma de virtualización de datos corre sobre máquinas x86. Cisco es un excelente partner, que no tiene una oferta de almacenamiento propia, y está muy bien considerado por los VARs. Lenovo tampoco tiene almacenamiento. Nuestro negocio con Cisco ha crecido a buen ritmo, un trimestre tras otro; con Lenovo hemos empezado recientemente, y hace poco hemos cerrado juntos una operación muy interesante en Europa.

¿Está Simplivity ganando terreno entre clientes de almacenamiento o los de servidores?

La separación entre almacenamiento y computación está en declive, de modo que los sistemas externos tal como los conocemos no tienen mucha vida por delante….

La convergencia no busca sólo compactar…

En efecto. El TCO se ha dividido por tres […] Quisiera insistir en que la diferencia con la convergencia 1.0, entendida como integración de productos existentes, no tiene perspectiva. La convergencia 2.0, que es almacenamiento estándar en un servidor, sí tiene futuro, pero está vinculada principalmente a VDI. El gran potencial del mercado está en lo que llamamos convergencia 3.0, que implica meter todos los servicios de datos dentro del servidor.

¿Qué influencia están teniendo Google o Facebook, con su capacidad de compra, en la extensión de este nuevo paradigma?

La verdadera influencia la veremos dentro de diez años. Para entonces, Simplivity será probablemente una compañía de 10.000 millones de dólares y la mayoría de las empresas de TI se habrán decantado por trabajar con AWS, Azure o Google, o bien su centro de datos estará basado en tecnologías como la de Simplivity. Para que así sea, las empresas tendrán que entender que su legacy está condenado, y que necesitan cambiarlo cuanto antes por otro concepto. Desde mi punto de vista, la compra de EMC por Dell es la señal de una era que se muere.

[…] tendrá un competidor muy grande, en lugar de dos grandes.

Ahora ya competimos con las dos; con el almacenamiento y los servidores de Dell, con el almacenamiento y la SAN de EMC. Vamos a seguir compitiendo, con una diferencia: cuanto más tiempo estén ocupados con su muy grande, muy complicada y muy problemática transacción, menos atención podrán prestar a este pequeño competidor que somos nosotros.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons