publicidad
  23/06/2014

Infraestructura hiperconvergente. So what?

La noticia – o globo sonda, qui sapit – acerca del interés de HP en comprar Simplivity, ha sido desmentida, pero con su publicación se ha puesto de manifiesto una batalla, hasta ahora más o menos soterrada, en torno a una categoría cuyo nombre es en sí mismo un pleonasmo: infraestructura hiperconvergente. El superlativo hiper añade “superioridad o exceso” (según el DRAE) a lo que hasta se conocía como infraestructuras (o sistemas) convergentes. El salto de escala no es asunto menor, porque estrecha la nómina de competidores hasta quedar en tres o cuatro grandes compañías y dos o tres startups que, si se dieran las circunstancias, van a ser digeridas por las primeras.

Conviene empezar por la definición. Una infraestructura hiperconvergente sería una combinación de tecnologias: servidor, almacenamiento, networking y virtualización, un conjunto definido por software que se ejecutaría en un servidor común, en lugar de desplegarse en sendas piezas de hardware. Como se ve, no hay muchos actores en el mercado que reúnan estos requisitos, pero esa combinación, como se verá, puede alcanzarse mediante adquisiciones o alianzas.

HP ya vende, y bien que presume de ello, infraestructuras convergentes, puesto que su catálogo incluye servidores blade, cabinas de almacenamiento 3PAR, equipos de red y software de gestion OpenView. Con este perfil, la oferta convergente de HP compite con la alianza formal VCE [Cisco, EMC, VMware) y con otra alianza informal en la que también está Cisco junto con NetApp, cuyo producto común es FlexPod. Pero, mucha atención: convergente no es lo mismo que hiperconvergente. Lo que a HP le faltaría, y que Simplivity podría aportarle, es el pegamento capaz de hacer que todas las piezas propias se conjugaran bajo un mismo software residente en un appliance.

Tan atractiva hipótesis se ha enfriado, porque el fundador, chairman y CEO de Simplivity, Doran Kempel, ha desmentido con rotundidad estar negociando con HP o con otra compañía, por lo que es obligado creerle, por seductora que resulte la idea. Hubiera sido la primera adquisición de HP desde la llegada de Meg Whitman, que ha tenido como prioridad amortizar los altos precios pagados por compras de sus predecesores.

La presa sigue suelta. Simplivity, fundada en 2009 “con la humilde misión de simplificas las TI” (sic), tiene sus raíces en el almacenamiento: Kempel fue el impulsor de Diligent, especializada en deduplicación de datos, que vendió a IBM por 200 millones de dólares un año antes de emprender su actual aventura empresarial. Desde entonces, en tres rondas sucesivas ha recaudado 101 millones de dólares de inversores de primera fila. Su equipo de marketing está trufado de ex empleados de EMC, y esto no es una anécdota. El objetivo de Simplivity se resume en la expresión “datacenter in a box“, y se concreta en Omnicube, un appliance diseñado con la idea de eliminar la complejidad de que hardware de su padre y de su madre trabaje en común.

Otro que tal baila es Nutanix, que viene del linaje de la virtualización. De hecho, nació como partner de VMware, que constituye lo esencial de su base instalada, pero últimamente ha adaptado su producto para Hyper-V, de Microsoft. Se espera que Simplivity le siga por este camino, pero en la práctica ambas son tributarias de VMware.

El caso es que, acorde con su prédica de software defined datacenter, VMware está calentando motores para el lanzamiento de su producto Marvin, que podría anunciar en su evento VMworld de finales de agosto en San Francisco [y ratificará en Barcelona en octubre]. Marvin tiene como origen el llamado proyecto Mystic, desarrollado en común con EMC. Por lo que ha trascendido, será una combinación de diferentes tecnologías de la casa [vSphere, VSAN, NSX y vCHS], que vendría a ocupar el espacio pretendido por Nutanix y Simplivity. Será presentado como un paquete de software compatible con “cualquier servidor estándar”, lo que significa que no excluiría a HP, pero podría añadir fricciones a la complicada relación con Cisco, que en tal caso perdería alguna prerrogativa de sus servidores UCS en el go-to-market de la alianza VCE.

Volviendo al tercer párrafo: la inminencia del lanzamiento de VMware ha sido, probablemente, un estímulo para que HP se interesara en Simplivity. Tiene los recursos internos para desarrollar una solución similar, pero la compra de una empresa que ya la tiene desarrollada sería un atajo para no quedar descolgada de la tendencia.

¿Qué tendencia? En primer lugar, los principios fundamentales de la infraestructura de TI son los mismos que hace 30 o más años, y se basan en la separación entre tres capas (computación, networking, almacenamiento); cada capa ha evolucionado a su ritmo, pero el esquema se mantiene intacto. Con la explosión y la variedad de datos de los últimos años, los problemas se han ido parcheando con la adición de servidores (más cores, más velocidad), elementos de red (más switches, más ancho de banda), y almacenamiento (más discos, controladores más potentes). Se ha alcanzado así un punto en que, aunque disimulen los vendedores de humo, hay demasiados cuellos de botella.

La alianza VCE, formada en 2009, ha sido un intento interesante de colaboración en la venta de configuraciones pretesteadas para determinadas cargas de trabajo, en las que el software permite tratar las piezas como un todo evolutivo. La imagen recurrente usada en el marketing ha sido la de tres átomos que forman una molécula; es ingeniosa, pero los átomos parece que tienen dueños y sus intereses no siempre coinciden.

Otras fórmulas que avanzan en la misma corriente son Cloud System (HP), FlexPod (que aúna a Cisco con NetApp), Active Infrastructure (Dell) y PureFlex Systems (IBM). Los engineered systems de Oracle – se verá más adelante – asimilables al fenómeno, pero todas las nombradas son soluciones que se quedan en convergencia; la hiperconvergencia, se supone, tiene que ser algo superior.

Será coincidencia, pero Gartner acaba de dedicar por primera vez uno de sus ´cuadrantes mágicos` a la convergencia entre servidores, almacenamiento y networking, que en su nomenclatura denomina Integrated Systems. Previsiblemente, VCE ocupa el ángulo más destacado entre los líderes, seguida por Cisco/NetApp y Oracle. Entre los visionarios, HP es el que más cerca está de asomarse al liderazgo, seguida a distancia por IBM y Dell, mientras que a Nutanix y Simplivity se les asigna un papel relevante rodeada de marcas con tanta solera.

Merecen resumirse aquí algunos juicios de los analistas de Gartner que complementan su cuadrante. La lectura entrelíneas permite discernir por dónde puede evolucionar este mercado que, según otros informes de Gartner, representará en 2015 ingresos por valor de 14.700 millones de dólares, aproximadamente el 10% del gasto total en centros de datos previsto para el mismo año.

VCE: “Debe su éxito, en gran medida, a la creciente adopciòn por grandes organizaciones globales y proveedores de servicio, reforzada por la fuerza de Cisco y EMC, que le ayuda a competir contra poderosos rivales […] No creemos que la alianza de VMware, EMC y Cisco corra riesgo inminente, pero como en cualquier alianza, la fragmentación acecha […] Las estrategias cloud de VMware y Cisco crean potencialmente confusión”

Cisco/NetApp: “FlexPod tiene una arquitectura que integra computación unificada, switching y almacenamiento, escalando desde pequeñas a grandes configuraciones que llegan al nivel de infraestructura cloud sin cambio de plataforma tecnológica […] Se ha beneficiado del crecimiento de la demanda de sistemas UCS de Cisco a la vez que del acceso a la base de clientes de NetApp”

Oracle: “Ha tomado un camino propio en este mercado, al enfocarse en las cargas de trabajo del software de Oracle, mientras la mayoría de los vendedores se han centrado en la creación de sistemas genéricos que puedan soportar cargas diferentes […] En su caso, la estrecha integración del stack de software crea retos adicionales a algunos centros de datos: todos los sistemas integrados son susceptibles de crear tensiones entre los diferentes administradores […]”

HP: “Su liderazgo en el mercado de servidores x86, tanto blade como rack, y una amplia base instalada de cabinas de almacenamiento EVA, aportan una buena base para crecer […] La extensión de su portfolio y ciertas inconsistencias del branding crean mensajes confusos, que podrían favorecer la penetración de competidores en cuentas establecidas de HP”.

Nutanix: “Cuenta con una arquitectura innovadora y escalable, que está generacionalmente avanzada con respecto a la mayoría de sus rivales […] Tiene una impresionante lista de referencias […] pero los potenciales clientes internacionales deberían verificar las capacidades del canal en cada región”.

Simplivity: “Omnicube goza de un diseño innovador, cuya modularidad permite teóricamente gran escalabilidad con pequeños incrementos de capacidad de servidor y almacenamiento […] Es una compañía reciente, muy dependiente del apoyo de sus inversores […] Dado que las entregas empezaron en 2013, su base instalada es todavía pequeña, con pocas cuentas de referencia”.

Ahora sólo hay que esperar que la convergencia alcance la cota hiper.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons