publicidad
  8/03/2011

El pluralismo, a salvo en los smartphones

Se ha extendido últimamente la idea de que los sistemas operativos para smartphones – una docena actualmente – van a concentrarse inexorablemente en dos dominantes (Android e iOS) acompañados por un tercero (a decantarse entre Blackberry, Windows Phone y WebOS), y el resto va a desaparecer. Fuera de cuadro quedaría Symbian, pese a ser todavía el líder en base instalada. Pero este razonamiento es una falacia, aparentemente inducida por el duro pulso entre Apple y Google. En realidad, la dinámica de este mercado es incomparable con la que ha prevalecido durante años en los sistemas operativos para PC. Hasta que se demuestre lo contrario.

Es evidente que la irrupción del iPhone – y su réplica, la coalición Android – ha alterado el paisaje, pero la hipótesis de concentración extrema no se sostiene: históricamente, los sistemas operativos han demostrado una gran longevidad (ver gráfico) y en los últimos tiempos ha sido mayor el número de los recién llegados que el de desaparecidos. El más antiguo de todos, Palm OS, ha agotado su ciclo vital, pero su lugar ha sido ocupado por otro del mismo cuño, WebOS; más o menos lo mismo ha ocurrido con Windows Mobile (hoy Windows Phone). Maemo es algo patético: Nokia lo fusionó primero con Moblin (Intel) y un año después ha descartado a MeeGo, fruto de esa fusión.

Dos casos aparte son el sistema japonés iMode – en algún momento se pensó que era exportable a Europa – ahora en fase terminal tras perder el respaldo del operador DoCoMo, y Java Micro Edition que sobrevive como un anacronismo, sin que se conozca el destino que le reserva Oracle, su nuevo dueño. Otros dos sistemas operativos del gráfico son menores;  Brew (de Qualcomm) y Bada (de Samsung) pueden jugar algún papel en los smartphones de bajo precio destinados a los mercados emergentes.

Pinchar imagen

Pinchar imagen

Tras el reciente viraje de Nokia, Symbian parece condenado, pese a sus 200 millones de usuarios; un bocado tan suculento que todos quieren atraparlo. Es penetrante la observación del analista Horace Dediu sobre las ventas acumuladas desde el segundo trimestre de 2007 (en coincidencia con el primer iPhone). Todas las tendencias del período están en esas curvas, pero el análisis de Dediu lo recorta a dos años y medio – ciclo medio de vida – para estimar la base instalada a finales de 2010: Symbian (200 millones), BlackBerry (95 millones), iOS (85 millones, excluyendo iPod Touch e iPad), Android (75 millones) y Windows (menos de 40 millones, de los que sólo un millón serían Windows Phone).

Con agudeza, el analista – ex empleado de Nokia, según su CV – señala que Symbian, la plataforma más popular ha sido abandonada, y la menos difundida ha sido elegida como su reemplazo: paradójicamente, la ratio entre ambas es de 1 usuario de Windows Phone por cada 1.000 usuarios de Symbian. De cómo funcione el abrazo entre Nokia y Microsoft dependerá gran parte del reparto futuro.

Todos los razonamientos anteriores se subvierten con la llegada de las tabletas. Google Android ha lanzado Android 3.0 (Honeycomb), diseñada para esta nueva categoría, y Apple ha anunciado su iOS 4.3 en una escalada que busca diluir las diferencias dentro de su `ecosistema´. Pero esta rivalidad responde a reglas distintas a la de los smartphones, y está a la vista que Apple lleva considerable ventaja sobre la tropa de Android. Ahí quieren terciar RIM y HP: la primera, tras constatar que su sistema BlackBerry 6.0 no es apto para una tableta, ha comprado QNX para su tableta Playbook, que llegará al mercado en abril. HP, fuera de juego en un mercado goloso, ha adquirido Palm y, con ella, la plataforma WebOS, concebida para funcionar en ambas categorías. Microsoft está notoriamente ausente.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons