publicidad
  27/05/2013

General Electric se adentra en el software

Que General Electric, un conglomerado industrial a la vieja usanza, invierta 105 millones de dólares en Pivotal, la novísima empresa creada en la órbita de EMC, es una sorpresa sólo a medias. Desde hace tiempo, el grupo – cuyas raíces se remontan a la explotación de las patentes de Thomas Edison – ha iniciado un viraje hacia lo que denomina Internet Industrial. En los datos – sentencia Jeffrey Immelt, CEO de la compañía – está la clave del futuro de GE, cuyas actividades son tan diversas como la fabricación de motores de aviación, electrodomésticos y la propiedad de la cadena de televisión NBC. Cuando Immelt habla de datos, lo dice literalmente a lo grande: está hablando de Big Data.

Jeff Immelt

Jeff Immelt

Hasta ahora, GE no había sido considerada como una compañía interesada en las tecnologías de la información. Estas eran instrumentales, y poco más. El venerado Jack Welch, CEO de la compañía durante muchos años, tenía una máxima: “si no eres competitivo, no compitas”. Immelt, por lo visto, no sólo aspira a competir en las TI sino a adquirir un estatus de líder del software y los servicios, a la medida de sus vastos recursos.

En noviembre del año pasado, publicó un documento, Industrial Internet: pushing the boundaries of minds and machines en el que condensa esa visión estratégica y en el aporta su sustento teórico: GE produce máquinas que generan enormes cantidades de información, gracias a millones de sensores que alimentan los servicios que vende a los clientes, se trate de aerolíneas o de compañías energéticas, entre otros sectores.

Sobre esta base, cada pieza de esas máquinas es monitorizada por separado, con el fin de mejorar la eficiencia de su mantenimiento, optimizar el consumo de carburante y la asignación de recursos, entre otros propósitos. Ahora se trata de hacerlo masivamente y en la nube.

Esta es la razón por la que Immelt se prodiga últimamente en foros muy distintos a los que solía frecuentar, y en los que invita a científicos, desarrolladores y diseñadores a crear algoritmos y aplicaciones susceptibles de aumentar la productividad de los sistemas que fabrica GE. Para eso ha ha montado en San Ramon, California, un centro global de software en el que trabajan más de 400 personas, y es el motivo por el que hace un par de años fichó como vicepresidente a cargo del proyecto a Bill Ruth, un veterano de Cisco. Immelt ha anunciado que destinará unos 1.000 millones de dólares a financiar aplicaciones que combinen herramientas de diagnóstico y análisis.

Según Ruth, la colaboración con Pivotal ayudará a que las máquinas que GE fabrica, vende y mantiene sean “más inteligentes”. Explica que vivimos todavía en una era en la que Internet lleva la impronta del consumo, y estamos a punto de entrar en otra, que GE ha bautizado como Internet industrial. “De empresas como Google, Facebook o Amazon, tan distintas a la nuestra, hemos aprendido una lección: su éxito se basa en que han encontrado la manera de manejar grandes volúmenes de datos y convertirlos en la fuente de nuevos servicios”.

Pivotal tiene para GE una ventaja decisiva. No es una empresa con la que pudieran crearse fricciones o celos – como los que, dicen sus biógrafos, sentía Welch hacia IBM – por competir en tal o cual segmento de la tecnología. Es una empresa de nuevo cuño, creada para concentrar los activos de EMC y VMware en el campo de Big Data. Un 10% del capital es lo suficientemente representativo como para influir en la orientación de Pivotal, y también para que esta pueda mostrar al mercado que no es una mera sucursal especializada de EMC. A su frente está Paul Maritz, el hombre que transformó VMware.

No es el primer acuerdo de colaboración que impulsa Ruth. A finales del 2012, la filial GE Aviation creó con Accenture una sociedad conjunta, llamada Telaris, cuyo objetivo es explotar los datos recogidos por los aviones que llevan motores General Electric. Telaris se ocupa de descargar esos datos y analizarlos para predecir fallos de sus componentes. El mismo procedimiento vale para las turbinas eólicas. Y podría valer para una creciente variedad de sistemas de medicina, otra rama de actividad de GE.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons