publicidad
  13/12/2013

IaaS (y 2) Los pequeños también cuentan

Continúa Gartner analizando el estado del mercado de infraestructura como servicio (IaaS) pasando revista al resto de los proveedores, que son de menor talla pero con frecuencia enfocados a segmentos específicos de no menos importancia. El cuadrante mágico de Gartner se elabora con plena conciencia de que sus conclusiones serán incorporadas a materiales de marketing de las empresas mencionadas, y por ello la consultora evita hacer juicios tajantes. Pero se juega a su manera al aportar recomendaciones para el uso de los servicios IaaS sobre las cargas de trabajo más comunes: aplicaciones cloud nativas, hosting, aplicaciones de propósito general y de empresa, testing y desarrollo, computación batch.

Roto el orden de prelación por peso en el mercado, usado en la primera parte de esta crónica, toca ahora recorrer el resto de los proveedores en estricto orden alfabético. Empezando por un clásico de las TI, la empresa CSC. Los autores del informe ponen de relieve su papel como outsourcer tradicional con gran capacidad; ofrece diferentes modelos de arquitectura IaaS, desde la opción de nube pública a la privada, así como servicios de gestión opcionales. En concreto, tiene CSC una plataforma atractiva para operaciones de TI convencionales, en las que el cliente quiera retener el control a la vez que agilizar los procesos.

Ha abrazado un modelo cloud altamente automatizado y estandarizado, dice Gartner de CSC; es uno de los pocos proveedores analizados que tiene una arquitectura estandarizada entre la oferta de nube pública y la privada. Dispone de un portfolio de servicios profesionales relacionados y está invirtiendo mucho para ganar peso en el mercado de cloud. Esta actividad la rige una división que actúa por su cuenta, lo que a veces es una ventaja y otras hace que los movimientos sean lentos, al apostar por una tecnología más conservadora.

CSC ha reducido su dependencia de VMware, prefiriendo integrar herramientas de gestión operativa de terceros, así como su propio software. Se ha centrado, explica el análisis, en favorecer la transición de sus clientes a la nube, porque es en ellas donde está mejor considerada, pero le gustaría extender su reputación al gremio de los desarrolladores. La recomendación de Gartner señala positivamente este proveedor para aplicaciones empresariales de carácter general, testing y desarrollo, así como la transformación de centros de datos haciéndolos evolucionar hacia el modo cloud. Tiene múltiples centros de datos en todo el mundo, pero en Europa están en Reino Unido, Alemania, Luxemburgo, Holanda y Suiza.

Pinchar imagen

Pinchar imagen

Como el orden alfabético no discrimina, el recorrido sigue por Dimension Data, otro proveedor tradicional de TI que en 2011 entró en el mercado IaaS a través de la compra de OpSource. Acostumbrada a ser un integrador, ha cambiado para tener una oferta IaaS de valor añadido, ya sea directa o a través de partners. Es propiedad del NTT Group y aunque – lo dice Gartner, por qué no darle crédito – apenas sufre injerencias de su propietario, el futuro de la empresa está supeditado a la estrategia de este. Ofrece nube pública como partner que es de VMware. Su producto se llama Managed Cloud Platform (MCP) y cuenta con una arquitectura unificada para nube pública y privada, algo que ofrecen muy pocos proveedores.

La empresa busca un modelo federado en el que sus partners puedan ofrecer servicios de marca blanca o bien revendidos con base en MCP. Dispone de una oferta rica, no sólo en infraestructura sino también una plataforma de facturación o gestión de aplicaciones personalizadas. En alianza con ISV varios, ha lanzado su Cloud Software, que estos venden bajo demanda.

Entre las compañías de menor tamaño relacionadas en el informe, está GoGrid, pequeña y con una oferta muy competitiva en precio, centrada sobre todo en desarrolladores. GoGrid Exchange permite a los vendedores de software empaquetar su producto, y su propio software se hace en casa, lo que permite una innovación rápida con bajadas de precio. Como está rodeada de proveedores con más músculo, su futuro depende de la capacidad de expandir sus API. Aparte de Estados Unidos, tiene un centro de datos en Holanda.

Joyent ha merecido atención en este blog por su vocación de independencia y por su acuerdo con Telefónica Digital a la que suministra la tecnología de su nube en régimen de marca blanca. La IaaS pública de Joyent se llama SmartMachines y tiene una visión única de la infraestructura, que Gartner destaca como muy innovadora, que el autor de este blog tuvo ocasión de conocer a finales de 2011. Aunque Gartner no desciende a estos detalles mundanos, Joyent ha perdido recientemente a su fundador, Jason Hoffman – un raro especimén de médico reconvertido en directivo de las TI – que ha sido fichado por Ericsson.

Últimamente, Joyent ha puesto su atención en nuevas aplicaciones cloud nativas, incluyendo las móviles, así como en Big Data y herramientas de análisis. Pone un fuerte énfasis en el rendimiento de las aplicaciones, valora Gartner, y presenta una buena ratio coste-performance. Intenta que sus ingresos procedan de una mezcla de servicios cloud directos o a través de terceros, entre los que se encuentran Dell y Telefónica. Gartner recomienda esta oferta para aplicaciones nativas donde se requiere tener visibilidad del procesamiento por lotes de grandes conjuntos de información.

Seguramente uno de los proveedores más influyentes de los que analiza Gartner – pese a ser casi desconocido en Europa es Rackspace. Esta empresa contribuyó a fundar OpenStack, exitoso proyecto de sistema operativo open source para la nube. Como proveedor, tiene una gran penetración en Estados Unidos en el segmento del hosting. Su producto Rackspace Private Cloud proporciona soporte comercial open source y servicios profesionales. Ofrece uno de los precios de entrada más bajos del mercado, lo que la hace ideal para empezar con el concepto IaaS.

En Estados Unidos, Rackspace tiene una cuota de mercado IaaS que sólo es superada por AWS, y se ha dirigido sobre todo a pequeñas empresas. Sus características distan de asemejarse a las de los líderes; por otra parte, no necesariamente se alinea con la evolución que sigue OpenStack: de hecho, funciona con dos nubes públicas, una derivada de la adquisición de Slicehost y otra la de OpenStack.

Tras hacer saber que Rackspace tiene una gran base de clientes de hosting, entre los que puede vender servicios cloud, Gartner la califica de servicio fácil de usar con un excelente soporte. De buena gana se ha convertido en el evangelista colectivo de OpenStack, con el fin de competir con Amazon y Microsoft, pero también con VMware. Su mensaje de “nube abierta” ha calado, dice la consultora, pese a que en la práctica la interoperabilidad con sus servicios es limitada. Ha hecho adquisiciones tendentes a reforzar su plantilla con más capacidades de desarrollo, pero Gartner advierte que aún le quedan retos para poder enfrentarse a poderosos rivales. Aunque sus raíces están en Estados Unidos, también tiene centros de datos en Reino Unido y Australia.

Savvis es otro nombre poco o nada conocido en Europa, pero que juega una carta importante en el mercado estadounidense. Filial desde 2011 del grupo Century Link, uno de los grandes proveedores independientes de Internet en ese país, atrae la atención por su liderazgo en hosting. Ofrece Iaas en nube pública y privada, con una cartera de servicios amplia, tanto que a juicio de Gartner tanta diversidad podría confundir a algunos clientes: es lógico, porque su base de clientes y la de Century Link se entrecruzan.

Los centros de datos de Savvis en Estados Unidos, Canadá, Alemania, Reino Unido, Hong Kong y Singapur han sido incorporados a la estrategia que VMware ha anunciado este año, de prestación de servicios de cloud híbrida, no directamente sino a través de partners de su ´ecosistema`. Savvis es uno de esos partners preferentes.

Como el informe de Gartner está datado en agosto, su cuadrante muestra a SoftLayer como proveedor independiente, en junio se había anunciado su adquisición por IBM. Su oferta IaaS, CloudLayer, está virtualizada por Citrix y centrada en servicio a las pymes. Ofrece – explica el informe – servicios de infraestructura altamente estandarizados que se proporcionan bajo demanda. La empresa, en su trayectoria anterior, se había centrado en dar autogestión a sus clientes en esa gama de empresas, pero sus capacidades son – Gartner dixit – “excelentes para infraestructuras grandes”. Se supone que al pasar bajo control de IBM profundizará en este aspecto, pero el informe ya destaca que los negocios de ambas son muy diferentes, y augura un largo camino de ajuste.

Terremark es la marca de servicios cloud del primer operador de Estados Unidos, Verizon Communications, que la adquirió en enero de 2011. A tenor de lo que afirma Gartner, sería líder del mercado de IaaS virtualizada con VMware, y está construyendo una plataforma de nueva generación unificada. Su reciente adquisición de CloudSwitch le ha proporcionado herramientas que facilitan la migración e interoperabilidad con otros entornos cloud, particularmente con AWS.

Pero los diferenciadores competitivos de Terremark se han erosionado con el tiempo frente al avance de sus competidores, subraya el análisis de Gartner. Lo que Gartner no hubiera podido adivinar es el batacazo que sufriría la compañía como contratista de hosting y operación del sitio web con el que se ha empezado a aplicar la reforma sanitaria conocida como Obamacare. Los fallos han sido clamorosos, y la reputación de Terremark se ha hundido. De todos modos, con anterioridad a estos hechos, no se le había renovado el contrato, que a partir de marzo próximo estará a cargo de HP, que de tal modo tiene un nuevo escaparate – no exento de riesgo – para mostrar su capacidad de prestaciones cloud.

Siguiendo el mismo orden, el recorrido de Gartner llega a Tier 3, un proveedor pequeño pero diferenciado, que a la consultora le merece este elogio: “es uno de los poco atractivos tanto para desarrolladores como para grandes empresas, por sus opciones de gestión”. Está orientado a la marca blanca, con una oferta basada en vCloud, pero últimamente parece interesada en tomar distancia con respecto a VMware. Tiene un reto duro para hacer crecer su negocio en un contexto tan competitivo y, he aquí una conjetura a la que Gartner no llega, podría ser objeto de una oferta de compra.

Similar es el caso de Virtustream, un bocado pequeño y suculento. Creada por consultores con experiencia en VMware y SAP, se especializa en cargas de trabajo tradicionales como ERP y tiene la originalidad de atender aplicaciones críticas. Su infraestructura está basada en VMware, pero soporta otros hipervisores.

Es posible que en 2014 el cuadrante mágico de este mercado refleje más cambios que los producidos entre 2012 y 2013: algún proveedor se caerá de la lista y algún otro será adquirido, que da el mismo resultado final. No hay que descartar alianzas entre quienes pretendan acortar la distancia enorme que los separa del líder AWS.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2017 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons