publicidad
  6/10/2014

Lo que VMware mostrará en Barcelona

La semana próxima, del 14 al 16 de octubre, se celebrará en Barcelona la edición 2014 de VMworld Europe, de la que en su momento informará este blog. Entretanto, la crónica de lo visto en agosto, durante el VMworld de San Francisco, puede servir como ilustración adelantada de lo que verán los miles de clientes y partners que, nuevamente este año, asistirán a la conferencia europea. Hay que decir, de entrada, que no es nada fácil resumir el alto número de novedades que este año tiene VMware para presentar; como hilo conductor vale una frase pronunciada por el CEO de la compañía, Pat Gelsinger: “el peor riesgo que corren los profesionales de las TI es la perpetuación del status quo“.

El lema escogido para 2014, No Limits, es un recordatorio de que la idea convencional sobre VMware como especialista de la virtualización, se ha quedado corta, muy corta. El mensaje central del evento de San Francisco postula que las TI se encuentran al borde de un cambio masivo [y ´disruptivo’, el adjetivo no podía faltar] que desembocará en la generalización del concepto SDDC (Software Defined Datacenter), las nubes híbridas y la extensión de la movilidad en las empresas, los tres caballos de batalla de VMware.

Gelsinger apareció en escena emergiendo de un llamativo efecto especial – simulación de la ruptura de un muro – y su discurso se apoyó en una metáfora de Zygmunt Bauman (Tiempos líquidos: vivir en una época de incertidumbre) para sostener que “los mercados se están moviendo desde las infraestructuras rígidas a unas organizaciones ´líquidas’ que implican una nueva visión de la competencia, los activos y la innovación”. De manera que para los 22.000 asistentes – a saber cuántos habrán leído al filósofo polaco – este sería el preludio a dos jornadas en las que la empresa ha metido la directa de su reconversión.

Sin la vana pretensión de ser exhaustiva, esta crónica tratará de resumir la lista de novedades anunciadas en el VMworld de San Francisco, algunas de las cuales se recalentarán para el menú de Barcelona, como ocurriera en 2013.

* Para empezar, vCloud Air es el nuevo nombre de vCloud Hybrid Services, un cambio que tal vez obedezca a las bromas suscitadas por el acrónimo vCHS [se ha dicho que sonaba a vCheese]. El detalle nominal puede parecer nimio, pero confirma que una pata de la estrategia de VMware consiste en hacer que su propuesta de nube híbrida sea más atractiva gracias a la introducción de nuevos servicios y de un modelo de pago por uso (todavía en beta) que permite a los clientes contratarlo online para pagarlo por minutos de uso, en lugar del modelo precedente de suscripción mensual.

En un movimiento que tiene semejanzas con las iniciativas de HP (Helion) y Cisco (Intercloud), VMware ha presentado vCloud Air Network, un ´ecosistema’ de servicios de cloud híbrida que aspira a comercializar a través de su red de partners.

Bill Fathers, vicepresidente y responsable de la estrategia de cloud híbrida, señaló en su parlamento que a día de hoy la adopción de ´la nube’ es principalmente experimental: del 2% de las cargas totales en 2009, se ha pasado al 6% en 2014 – dijo – lo que sin duda deja un amplio margen por cubrir. Si el cronista ha entendido bien, la propuesta de VMware, al poner énfasis en la muletilla SDDC, está induciendo a sus clientes a revolucionar sus centros de datos para luego expandirse gradualmente, cada uno a su ritmo, al modelo cloud. El componente on premise seguirá prevaleciendo durante mucho tiempo, vino a decir [aunque cabe la posibilidad de una mala interpretación].

* Integración de OpenStack, con lo que los clientes de VMware tendrán a su alcance las API del consorcio open source por encima de su actual infraestructura. Hace dos años que la compañía es miembro de la fundación OpenStack, pero ahora cuenta con su propia distribución, que pasa a integrarse con la virtualización de servidores vSphere, las herramientas de gestión vCenter y con el software de integración de redes NSX.

En opinión de un analista presente, es como si VMware confiara en que ofrecer su propia distribución de OpenStack le ayudará a defender la preferencia de sus clientes en lo que él califica de “tránsito desde virtualización 1.0 a virtualización 2.0”. Significativamente, Carl Eschenbach, COO de VMware, hizo en rueda de prensa una elíptica alusión a otras compañías miembros de fundación: “interesadamente, se ha dejado correr la falacia de que OpenStack es algo gratuito [no lo es porque] es preciso arroparlo con herramientas de gestión y de automatización que no lo son”.

* También se anunció en San Francisco la versión 6.1 de NSX, fruto de la adquisición de Nicira – en la cada vez más agria competición con la solución ACI, de Cisco – para incluir capacidades de microsegmentación, que permiten aislar distintos tipos de servidores y añadir componentes de seguridad. Esta versión se orienta a virtualizar más funciones que en su forma convencional han sido cubiertas por switches y cortafuegos físicos. Marginalmente, ha vuelto a circular la especulación según la cual en la lista de la compra que maneja Gelsinger, debería figurar alguna compañía capaz de aportar competencias adicionales en materia de seguridad.

* vCloud Suite 5.8, otra novedad del evento, es un nuevo servicio por suscripción, presuntamente el primero de una familia, que pretende gestionar una nube privada de acuerdo con los principios de SDDC.

* Un nuevo paquete de productos orientados al usuario final, resultantes de la adquisición de AirWatch el pasado enero. Llamado Workplace Suite, incluye el software de virtualización del desktop Horizon. Con esta incorporación, VMware aspira a ganar credibilidad en el mercado de la movilidad corporativa; desde un punto de vista competitivo, apunta con claridad a desafiar la oferta de Citrix, su adversario habitual.

La adquisición, una semana antes del evento, de la compañía CloudVolumes, va a acelerar la velocidad de entrega de aplicaciones nativas en escritorios virtuales. Esta tecnología se combinará con otra propia, que supuestamente permitiría copiar, reimplantar e iniciar una máquina virtual en cuestión de segundos (?). Sanjay Poonen, VP a cargo de esta rama del negocio, dejó entrever algunos rasgos de otro proyecto, de nombre Meteor, para crear escritorios virtuales personalizados y desplegar aplicaciones en cualquier dispositivo dotado de un navegador HTML5. Posiblemente, la audiencia europea conocerá más detalles la semana próxima, pero desde ya queda subrayada la ambición de VMware en un campo en el que no había conseguido descollar.

* Por fin, la compañía californiana ha desvelado el contenido de lo que hasta ahora se conocía como Proyecto Marvin (también Mystic). Entra en el trajinado espacio de las infraestructuras hiperconvergentes, Con una familia de appliances cuyos primeros exponentes se llaman EVO:Rail y EVO:Racl. La idea de la compañía es que SDDC puede ser desplegado con más rapidez, simplificando los procesos manuales y confiándolos a máquinas virtuales. Para evitar equívocos, un directivo explicó que “la aportación de la familia EVO [es] un stack preconfigurado que nuestros partners de hardware integrarán y comercializarán”. En roman paladino, VMware no entra en el negocio de hardware, como suponían los rumores previos.

No hay duda de que muchos otros aspectos han quedado fuera de esta crónica. Entre ellos, la inclinación por el fenómeno emergente de los ´contenedores’, que algunos comentarios habían descrito como amenaza para su negocio de virtualización. Sin perjuicio de volver sobre el asunto, conste que hubo más: el plan para lanzar un servicio de integración para desarrolladores basado en la tecnología VIPR de almacenamiento definido por software, presentado por EMC, y un posible anuncio de DaaS (base de datos como servicio) que, en principio, soportaría SQL Server (Microsoft) y MySQL (Oracle).

[post basado en un informe de Mario Kotler desde San Francisco]


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons