publicidad
  9/07/2020

HPE, cuerpo a cuerpo contra VMware y Red Hat

Como muchos de sus pares de la industria, Hewlett Packard Enterprise se ha visto en la necesidad de reciclar su evento Discover 2020. La conferencia multitudinaria en Las Vegas se ha comprimido a la medida de una “experiencia virtual”. Con un plato fuerte: Ezmeral, una plataforma de software basado en contenedores. para ser consumido como servicio. El objetivo es eclipsar a rivales asentados en este mercado ascendente. Lo que HPE dice pretender es“la unificación de todas las nubes, desde el edge a los grandes servicios de cloud pública, bajo una experiencia común; que los clientes no se ven forzados a escoger. Paralelamente, se anunciaron nuevos servicios que ensanchan el catálogo de GreenLake.

Keith White y Kumar Sreekanti

publicidad

El CEO de HPE, Antonio Neri, no se privó de comparar Ezmeral con Tanzu, al calificarlo de “verdadera alternativa para quienes quieran  evitar el pago de un tributo a VMware por su software”. No omitió una alusión  a Red Hat: “todo el mundo sabe que con OpenShift lleva algún tiempo frecuentando los contenedores”, pero fue más condescendiente con Nutanix, que – dijo – “no tiene nada parecido porque sigue anclada en la lógica de un entorno legacy virtualizado”.

Con estas frases, Neri verbalizaba una batalla en ciernes, a la que pudo haber añadido otro adversario todavía potencial: la naciente plataforma de NetApp, provisionalmente conocida como Proyecto Astra. Queda claro que en el centro de estos movimientos está el fenómeno Kubernetes. Entre las empresas medianas y grandes, las aplicaciones basadas en contenedores son una tendencia evidente, al extremo de que ya suponen casi el 80% de las que se crean para las grandes organizaciones.

Ezmeral es una solución de software que puede adquirirse bajo licencia para su uso on-premise o integrada en los servicios cloud que HPE ofrece en pago por uso bajo la fórmula GreenLake. Con los ditirambos que son de uso en estos anuncios, ha sido descrita como “el  corazón de una  plataforma multicloud para la modernización de las aplicaciones, que pueden ejecutarse indistintamente en el datacenter, en el edge o en una nube”-

Conviene prestar atención al movimiento de fichas en la cúpula de la compañía. El linaje de Ezmeral se remonta a dos adquisiciones a las que en su día se dio poca importancia: BlueData (noviembre de 2018) y MapR (agosto de 2019). Quien fuera fundador y CEO de BlueData, Kumar Sreekanti, es actualmente CTO y Head of Software de HPE. Las raíces de la nueva plataforma tal vez deberían rastrearse hasta los años – de 2009 a 2012 – en los que fue VP de I+D de infraestructura cloud de VMware.

“Esencialmente – ha dicho Srrekanti durante el Discover virtual – se trata de suministrar a partners y clientes una infraestructura como servicio (IaaS) y/o una plataforma como servicio (PaaS) en las que apoyarse para generar una nueva generación de ´aplicaciones inteligentes` con las que sacar partido de las capacidades que proceden de aquellas adquisiciones más los recursos de software de la compañía. Por su lado, Neri hizo una apología en toda regla de Sreekanti [al que muchos apodan “el profesor”] cuando dijo que “sus  dotes intelectuales conjugan software y servicios para unirse a la corriente de innovación en hardware que siempre ha sido un rasgo de HPE”.

Los dos primeros componentes disponibles de la plataforma Ezmeral se llaman Container Platform y ML Ops. El primero, con una base fundamental en proyectos de código abierto, en los que HPE participa con Kube Director, se presenta como una plataforma para implementar y gestionar aplicaciones sobre contenedores en cualquier infraestructura. El segundo es una especie de DevOps basado en contenedores, que busca la estandarización de flujos para acelerar los plazos de puesta en marcha de proyectos basados en IA.

Una de las claves por las que Neri y su equipo están convencidos de que Ezmeral marca diferencias es que, al estar basado en open source, de manera que no ata a los clientes y disipa el temor a caer en otra cautividad, los “nuevos jardines amurallados” con los que los proveedores cloud tratan de proteger su control.

No es una cuestión baladí, habida cuenta del elevado coste que supone – Neri insistió en este punto – modernizar las aplicaciones heredadas, debido a la complejidad de un caudal de datos que son menos relevante en el conjunto pero que deben ser mantenidos por distintas razones. Abundando en esta narrativa, Sreekani aseguró que es posible ejecutar Ezmeral en cualquier nube y sobre cualquier hardware, mencionando con evidente intención a Dell, rival histórico de HPE.

Por otro lado, Ezmeral se cobija bajo el paraguas de GreenLake. En este punto, es preciso destacar el protagonismo de Keith White, incorporación reciente a la compañía con rango de VP y Director General del GreenLake Cloud Services Business Group creado a su medida. Veterano con 16 años de carrera en Microsoft – los últimos tres como VP de Intelligent Cloud – su fichaje ha sido un golpe de efecto de Neri.

En Discover 2020, GreenLake ha pasado de ser un traje a medida a empaquetar 17 ofertas mediante pago por uso, clasificadas en tres tamaños de empresa:  pequeñas, medianas y grandes. El propósito no es otro que acelerar los tiempos de adopción mediante soluciones preconfiguradas. Y, de paso, cultivar las relaciones con el canal, que no siempre encuentra de su gusto el escenario el papel restringido que le dejan los proveedores cloud.

Según declaraciones de White a medios estadounidenses, GreenLake ha hecho crecer sustancialmente el negocio de canal de HPE: el año pasado un 47% más, con lo que actualmente representaría un 35% de las ventas totales. Esta proporción debería elevarse al 50% este mismo año [recuérdese que Neri se ha comprometido a que toda la oferta de HPE esté disponible en pago por uso en 2022, objetivo que sería imposible cumplir sin el apoyo de sus partners].

Otra baza debería jugar a favor de HPE. A diferencia de lo que es práctica común de los tres grandes proveedores de cloud pública, GreenLake no cobra por la migración de datos. Otra muestra de flexibilidad, según White, sería que entre la firma del cliente y la entrada en producción del servicio transcurren de media dos semanas. El pago por uso es “real” en GreenLake, puntualizó, mientras que las propuestas de competidores – la inercia le llevó a machacar sobre Dell – se asemeja más a un leasing.

Con poco más de medio año transcurrido desde su fichaje, White está imprimiendo velocidad a una oferta crucial para los planes de HPE. Desde su lanzamiento en 2018, la plataforma GreenLake “ha firmado contratos por valor de 4.000 millones de dólares”, dijo. Toca ahora ver la reacción de la demanda. A juzgar por las declaraciones de White, sólo el 30% de las cargas de trabajo ha migrado al modo cloud, mientras el resto sigue on-premise, por consideraciones normativas, de seguridad o de rendimiento. Según él, la extensión de los servicios de GreenLake puede dar la vuelta a esta situación.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons