publicidad
  7/04/2020

Nigel Moulton

CTO de Dell Technologies

Es inevitable que toda conversación con (o sobre) Dell haga referencia a VMware. Esta entrevista no ha sido una excepción: la empresa participada aparece en la primera respuesta a una pregunta que no iba tan lejos. La anécdota vale como constatación añadida de la simbiosis entre ambas compañías, elemento esencial para que Dell tenga ese papel de primer plano en el mercado de software empresarial al que Michael Dell ha aspirado durante años, a la vez que pisa firme en el mercado cloud. Es un caso modélico de sinergias el que describe la conversación con Nigel Mouldon, CTO de Dell Technologies, que no ha perdido actualidad pese a llegar a los lectores del blog algo de retraso.

Nigel Moulton

Mi premisa es la siguiente: Dell es un proveedor de infraestructura, líder en varias categorías, pero carece de una infraestructura cloud propia con la que competir en un negocio que, hoy por hoy, está condicionando las  estrategias de la industria […]

Su observación es correcta, pero sólo parcialmente correcta. Dell está profundamente involucrada en el movimiento general hacia la nube. Seguramente conoce una frase de Michael Dell que ha dado la vuelta al mundo,  según la cual “el cloud no es un lugar sino un modelo operativo”. La suma de despliegues de capacidades de computación, networking, almacenamiento y de virtualización es inseparable de lo que todo el mundo llama con esas cinco letras: cloud. La cuestión es, cómo se consumen esos recursos. Puede ser manualmente con personas que crean y mantienen la infraestructura como entorno de servicio o bien puede que se automatice. Esta segunda es la actitud con la que Dell se identifica preferentemente, la automatización de la entrega de servicios en la nube. Porque si se automatiza, es posible hacer un uso cualitativamente superior de esos recursos y el entorno será más flexible, lo que quiere decir que se podrá tratar la infraestructura cloud con la misma lógica que la empresa aplica on-premise. Esto es precisamente lo que hace Dell en conjunción con VMware: automatizar.

A propósito: no hace mucho recogí la opinión de Pat Gelsinger [CEO de VMware] sobre cómo está funcionando operativamente la integración con Dell. Ahora aprovecho la ocasión para hacerle la misma pregunta […]

Es evidente que la aportación de VMware es su experiencia y expertise en software: virtualización del almacenamiento, de la computación, de la red […] Todo eso necesita una plataforma sobre la cual estar a disposición de sus clientes, esto es lo que aporta Dell, con equipos conjuntos de ingenieros que desarrollan appliances.

Tal vez esa combinación se observa muy claramente en los productos de hiperconvergencia. Cada compañía tiene su propia oferta, aunque sea fruto de un trabajo en común

Correcto. Dell EMC sabe que tiene que virtualizar el almacenamiento, y desde luego VMware es el líder en virtualización con su tecnología vSAN. Si un cliente adquiere uno de nuestros appliances, se beneficia de ese trabajo conjunto de co-ingeniería. Hacemos muchas cosas juntos para llevar la mejor experiencia a un dominio complejo como es el networking. Ya que menciona la hiperconvergencia, VxRail – un producto de esa co-ingeniería – lidera el mercado con holgura.

¿Cómo evoluciona el catálogo de productos de infraestructura de Dell para ser coherente con esa definición?

Si nos remontamos cinco o diez años atrás, el almacenamiento se consumía en una pieza tradicional de tecnología que llamamos ´cabina`. Ahora estamos viendo una tendencia a virtualizar el almacenamiento de manera semejante a lo que ocurre con los servidores. Y, nuevamente, VMware está a la cabeza de ese proceso con vSAN, que está registrando una fuerte demanda. Esto es lo que hacemos con nuestra generación de appliances: añadimos dispositivos a medida que se necesitan. O, en el caso del modelo puro de consumo, se puede montar una infraestructura con almacenamiento virtualizado o tradicional para, a partir de ahí, consumirla a la carta, dando al cliente la opción de seguir un criterio capex, en el que adquiere sólo lo que va a instalar, o bien un modo opex de pago según vaya consumiendo el recurso. En la práctica, hay demanda para las dos modalidades.

Habla de cómo se consume, pero me parece que la clave está en cómo se paga. ¿Esto implica cambios en la tecnología o es sólo un modelo de negocio?

Es un modelo de negocio, claramente. El cliente puede montar una infraestructura tradicional y consumirla como si la tuviera en la nube. O puede contratar capacidad con un hyperscaler y que el monto aparezca en los gastos operativos. Por lo que vemos, esta es una reflexión que todas las empresas se plantean en algún momento. Naturalmente, hay distintas consideraciones financieras tras cada opción, pero lo fundamental no habrá variado, aunque empleen distintas formas de estructurar el coste desde el punto de vista financiero.

¿Qué influencia tiene esta evolución sobre su trabajo como CTO?

Básicamente, mi trabajo es asegurar que la compañía tiene la tecnología que lo haga posible. Cómo la consumirá el cliente es decisión suya. Unos prefieren capex, otros opex. Aunque ante esa decisión, Dell puede jugar un papel de asesoría e implicarme personalmente. Insisto, la decisión es en todo caso del cliente, porque el modelo que escoja tendrá que encajar con su plan de negocio.

¿Hasta qué punto se diseña la tecnología pensando en que será consumida y pagada de determinada manera?

La respuesta es afirmativa, como dije a propósito de la hiperconvergencia. Desde el primer momento nos preguntamos si cada tecnología puede soportar tal y tal función. Pero no podemos quedarnos ahí: ¿cómo va a operar en la práctica? Cada usuario debe tener un menú para seleccionar y crear el entorno que mejor le conviene […] A veces pasan cinco o seis días y vamos a ver al cliente: “la fase de prueba está a punto de terminar, ¿quieres seguir usando este recurso? En caso afirmativo, la mayoría de los casos, empiezas a facturar a partir del mes siguiente.

Ya se imaginará mi repregunta. ¿Y si fuera negativa?

[risas] Pasamos los equipos a otro cliente que los estará esperando. La tecnología soporta esa posibilidad, y debo decir que en esto tiene mucha influencia VMware, con su modelo de autoservicio.

En su última conferencia, Amazon Web Services anunció más de setenta servicios nuevos sobre su plataforma cloud. ¿Ha sido una demostración de fuerza, una presión al resto de la industria?

Usted puede verlo así, no me parece mal [….] Lo que AWS ofrece, y no es nuevo, es un portal desde el que el cliente puede contratar determinadas piezas de servicio o cierto número de funciones. La mayor parte de las veces, antes de hacer una inversión, un cliente prefiere pasar por una prueba de concepto, testear una idea o una función; ya verá luego si tiene sentido económico mover una carga a AWS o mantenerla en su infraestructura on-premise. Como usted sabe, VMware tiene junto con Dell capacidad para tomar una instancia de una máquina virtual y correrla en una instancia de AWS para, mediante una API, conectarla con el fin de acceder al servicio. Pero no siempre es así: desde el punto de vista económico, puede tener sentido procesar esa carga en tu entorno on-premise. La portabilidad es una de las grandes ventajas del entorno de aplicaciones que hemos creado con VMware y cuya expresión más acabada es Pivotal, ahora absorbida dentro de VMware. La portabilidad entre cloud y on-premise significa algo muy importante, que no hay necesidad de reescribir nada, que una carga o una aplicación se pueden mover de uno a otro entorno con transparencia. En la relación con AWS, competimos a la vez que cooperamos con ese competidor.

Hasta podría decirse que Dell compite mientras VMware coopera [risas]

Pero VMware es propiedad de Dell, ¿no? Aplicando este criterio, podría decirse que Dell tiene un acuerdo con AWS a través de VMware. En fin, a lo que iba: la portabilidad representa tiempo, coste y agilidad. Si, como suele ocurrir, una empresa está atada a determinada manera de hacer las cosas, puede que esté sacrificando esos tres atributos. Si no quiere recrear su entorno on-premise, la respuesta puede ser Outposts, que es la oferta de AWS apoyada en VMware. Desde mi punto de vista, la experiencia me dice que mover una carga fuera del datacenter suele ser más fácil que moverla desde una infraestructura pública. Dejemos que el mercado se desarrolle y resuelva estos desafíos.

El mercado de servidores, cuyo líder mundial es Dell, está en claro declive estadístico. ¿Es el signo de que esa categoría de hardware evoluciona hacia algo distinto?

Ante todo, no veo tan claro el declive del mercado de servidores. A veces, cuando se mide un mercado, se lo considera como un dispositivo discreto, aislado. Pero si incluimos en el paisaje la hiperconvergencia, e intuyo que este es el sentido de su pregunta, la estadística muestra crecimiento. Claro que si redefinimos la categoría de servidor para incluir HCI, que es lo que pasa en la realidad, ya estamos hablando de un mercado diferente. Dell es el líder de este mercado, tanto si lo combinas como si lo separas. Para muchos clientes, un dispositivo standalone llamado servidor es suficiente por razones históricas o por la naturaleza de sus aplicaciones. Otras veces, son los clientes los que en lugar de comprar piezas separadas se inclinan por HCI. Mi impresión es que estos dos mundos acabarán fusionándose, los sistemas hiperconvergentes y los servidores acabarán contándose como un mismo mercado. Hay que darle tiempo.

Así dicho, suena a que la categoría HCI acabará por comerse a la de servidores […]

Si lo quiere decir así, no me escandalizaría. Si lo que la empresa quiere es una plataforma de computación y otra de almacenamiento virtualizada con vSAN, ¿por qué no preferir un appliance que trae las dos cosas en un mismo paquete? El resultado final es el mismo, ahorrando el tiempo y el esfuerzo de configurar componentes por separado […] y no olvidemos el mantenimiento. Más aún: si el vendedor asume la responsabilidad de un menor coste del ciclo de vida, es una razón a considerar: la estimación de Dell es que ese coste es normalmente superior con piezas separadas que con su alternativa hiperconvergente.

¿Se podría decir lo mismo del almacenamiento?

Al cien por cien. Puedo decirlo con la tranquilidad que me da el hecho de que EMC es parte de Dell […]

Entonces ya me dirá con autoridad hacia dónde va la tecnología del almacenamiento y su mercado. No hace tanto que flash era una novedad amenazante para vendedores como EMC

Se están produciendo cambios tecnológicos muy importantes. Sí, es cierto que flash ha alcanzado su punto de inflexión y ya es algo corriente en el mercado; por su economía y su rendimiento, tiene todo el sentido del mundo. Cuando observas lo que pasa con las nuevas clases de memorias o lo que Intel lleva algún tiempo preparando con Optane, ves que se abre una nueva dimensión. ¿Por qué es significativa? Porque mejora el rendimiento en un factor de magnitud y permite trabajar con grandes volúmenes de datos no estructurados. Con esta evolución, es posible asociar grandes cantidades de memoria cerca de la computación en el edge con las ventajas que da una baja latencia. Este será a grandes rasgos el futuro del almacenamiento

¿Cuál es la visión de Dell acerca del edge computing? ¿En qué medida es estratégica?

Por la naturaleza de la compañía, Dell tiene dispositivos en el edge, como nuestros laptops que hacen las veces de Gateway para quienes quieren reunir grandes volúmenes de datos de IoT para transmitirlos al centro de datos. Tenemos ahí un papel de networking y otro de computación. Lo que esperamos que ocurra es una bajada de precios de esos productos que ayude a mejorar la asequibilidad de los casos de uso del edge. Y creo que será pronto.

Sólo me queda preguntarle por networking. Fue un esfuerzo importante de la compañía durante años y mi impresión es que el resultado desluce en el mercado

Discrepo. Uno de los desafíos que tenemos asumidos es que el portfolio de networking de Dell encaje en el ciclo de vida del resto de productos de la marca. La simplificación es lo más significativo de lo que estamos haciendo en este momento y esto tiene como objetivo casar networking con hiperconvergencia. Si usted mira con atención la evolución del mercado de networking, verá que se aleja cada vez más de la noción de sistemas ´propietarios` que prevalecieron durante décadas de dominio de Cisco o Juniper y se acerca a los sistemas abiertos, una de las áreas en las que Dell está mejor posicionada.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2020 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons