publicidad
 
  9/10/2014

9Oct

No todas las novedades tienen que ser revolucionarias ni pretender un cambio ´disruptivo`: las empresas suelen ganarse las habichuelas con avances tales como rebajar el consumo de energía, minimizar la ocupación de espacio físico o, sencillamente, reducir los costes para sí y para sus clientes. No estoy desbarrando: pienso en el anuncio por HP [fue antes del seísmo de este lunes] de un nuevo miembro de la familia de servidores Moonshot, que formalmente se llama serie ProlIant m.

Desde que, en 2011, la británica ARM reveló que trabajaba con varios partners para diseñar y producir chips que introducirían en los servidores las mismas cualidades que han permitido a su arquitectura dominar el mercado de los smartphones, el intento más serio ha sido protagonizado por HP, cuya CEO dio instrucciones para acelerar el proyecto Moonshot concebido en los HP Labs. Este “disparo a la luna” coincide sólo de nombre con un programa secreto de Google, y tiene objetivos muy terrenales: los servidores ProLiant m están enfocados a clientes con necesidades de web caching, típicamente proveedores de servicios, cuyas preocupaciones son distintas a las de un datacenter convencional.

Se trata de un hardware ´customizable` para cargas de trabajo específicas homogéneas, a diferencia de otros servidores de precio superior. Un chasis de estos sistemas puede albergar hasta 45 “cartuchos” con recursos compartidos de refrigeración, almacenamiento y red para maximizar su densidad y ahorrar energía.

La noticia reciente consiste en que HP ha presentado su primer servidor Moonshot de 64 bits, que permite el mismo rendimiento con un 66% menos de racks. No sería capaz de entender la tecnología, pero veo que es una tendencia y como tal me ha interesado. Otras veces he contado que el mercado de servidores está experimentando un giro copernicano. Una de sus vertientes es el repliegue de IBM, que ha vendido su división de servidores x86 a Lenovo. Otra, de la que aquí se trata, consiste en que los proveedores de servicios web prácticamente han renunciado a comprar máquinas sofisticadas de las marcas clásicas, y derivan sus presupuestos hacia engendros baremetal de fabricantes chinos que, gracias a ensamblar componentes de bajo coste, revientan los precios.

HP ha concebido esta nueva línea de servidores para desafiar esa tendencia, poniendo el acento en el TCO (coste total de propiedad) más que en el precio: el nuevo ProLiant m400 de 64 bits se venderá a unos 58.000 dólares con 15 cartuchos de serie. “No pensamos en Moonshot como productos de nicho – ha declarado Paul Santeler, directivo de HP a cargo – sino que el mercado está aprendiendo a usar este nuevo tipo de máquinas”.

El nuevo servidor está basado en chips de arquitectura ARM, pero no implica dar esquinazo a Intel, porque las otras gamas de ProLiant llevan procesadores Xeon. Asimismo, ha desarrollado cartuchos de Moonshot basados en Atom, que van convivir en su catálogo con máquinas especializadas sobre AMD. De lo que se puede deducir que habrá más diversidad en los datacenter, que probablemente seguirán dominados por la tecnología de Intel: cada SoC (system-on-a-chip) que aparece en el mercado nace con más poderes y abre nuevas vías en el mercado. No es poco mérito.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2018 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons