publicidad
 
  14/05/2018

Keerti Melkote

Vicepresidente Senior y Director General de HPE Aruba

No es la primera vez que Keerti Melkote (Hyderabad 1970) se presenta a los lectores de este blog.  Ni tampoco la primera en la que aquí se analiza la marcha del negocio de Aruba Networks .  Desde que Melkote fundó la compañía, en 2002, se ha reservado el papel de menor notoriedad pública, como artífice de estrategia tecnológica, hasta que en 2015 la compró HP (hoy Hewlett Packard Enterprise) a cambio de 3.000 millones de dólares. En estos últimos años ha asumido la responsabilidad directa sobre esta rama del conglomerado californiano. Con motivo de su presencia reciente en Barcelona, se produjo la oportunidad de retomar en circunstancias muy distintas aquella entrevista de 2014, perturbada por el jet lag.

Keerti Melkote

Creo que estos días se cumplen tres años de la adquisición y supongo que me va a decir que fue un acierto. 

[risas] Los primeros beneficiarios han sido los clientes, que hoy pueden disfrutar de la tecnología de Aruba en un contexto ampliado. Obviamente, HPE cuenta con unos canales cuya penetración ha sido una ventaja para Aruba. En estos tres años, nuestro negocio wireless se ha fortalecido y nuestra cuota de mercado ha crecido, especialmente en Europa, donde la organización anterior tenía limitaciones de recursos. Hoy, los clientes de Aruba tienen a su disposición la oferta de switching de HPE, ahora Aruba Switching, dentro de un portfolio de soluciones más amplio […]

¿Y si hubieran seguido separadas?

Aruba era un negocio de aproximadamente 1.000 millones de dólares y el de HP en este campo era también de 1.000 millones. En octubre de 2017 cerramos el año fiscal con 2.500 millones de dólares, lo que significa que la integración ha añadido 500 millones a la cuenta de resultados; me parece un crecimiento significativo que no sé si hubiéramos alcanzado por separado.

publicidad

¿Aruba era rentable cuando recibió la oferta de compra?

Durante ocho años de cotización en bolsa generó beneficios en cada trimestre.

¿Está de acuerdo con quienes dijeron, y todavía dicen, que el precio de compra fue barato?

Los criterios de valoración de los analistas son opinables. Mi propia opinión, es que ha sido una transacción inteligente por ambas partes. Y un empujón para Aruba. ¿Nos era posible seguir creciendo como empresa independiente? Desde luego sí, pero seguiríamos teniendo dificultades para ser competitivos en las grandes cuentas: ampararse en la marca HPE ha sido valioso para Aruba.

¿Queda mucho por hacer en la integración?

Todo está integrado y bajo control; es un negocio real y ambas ramas de networking trabajan como una sola desde hace un par de años. Añadimos productos al catálogo continuamente: tenemos soluciones completas de acceso y ahora ofrecemos core switching, que antes no teníamos. Por otra parte, hemos adquirido un par de compañías especializadas en seguridad y en experiencia de usuario.

¿Cómo ve la competencia desde esta perspectiva?

¿Me pregunta por Cisco?

[risas] Por Cisco y por quienes considere competidores

Es que la competencia va cambiando; pero al que más vemos es a Cisco. Es la realidad: se trata de nuestro principal competidor, al menos con el que los clientes nos comparan. Usted conocerá el cuadrante de Gartner, que nos posiciona como líder en el acceso y en el que por primera vez hemos desplazado a Cisco en las infraestructuras de capacidades críticas.

El mercado se decanta claramente hacia las redes definidas por software ¿Que implica esta tendencia para Aruba, con un nutrido catálogo de hardware?

Nuestro negocio es 100% software-defined. Esto no contradice el hecho de que en las ventas, la proporción es 80/20; el 80% de lo que vendemos es hardware pero en la práctica lo que las empresas compran es hardware y lo dotan de inteligencia mediante software.

En el Discover de 2017, en Madrid, me gustó  mucho su presentación, que giró en torno a edge computing […]

No solamente [risas] pero me alegra que le gustara.  Es un asunto de gran importancia estratégica para nosotros y para nuestros clientes, en el contexto de un avance de la cloud híbrida. Es fácilmente comprobable que una proporción creciente de los datos se generan en el extremo o borde de las redes […]

[…] Fundamentalmente debido a IoT.

Probablemente IoT sea la mayor aportación a ese volumen de datos. El coste de moverlos con la latencia requerida es muy alto, de ahí que se tienda a desplazar la inteligencia del core al extremo para su ingesta, procesamiento y análisis. Es más rápido y más barato, porque no se necesita ancho de banda. Si digo que tiene importancia estratégica es porque la nube ha cambiado la ecuación del mercado y obliga a replantearse dónde poner la inteligencia […] Es un cambio trascendental para toda la industria, sobre el que tal vez no se haya reflexionado lo suficiente.

¿Quiere decir que el advenimiento de IoT va a ser un condicionante de las TI?

No podría ser de otro modo. Está ocurriendo en varias industrias antes que en otras: IoT como un componente de la expansión de las TI. Véalo desde otro ángulo: en IoT se ejecutan procesos que son críticos para el negocio […] en las líneas de producción, en las redes eléctricas, el impacto es más evidente, pero no exclusivo de esas industrias.

IoT es un mundo nuevo lleno de asechanzas.

Básicamente, hay tres cuestiones que preocupan a nuestros clientes. La primera es la visibilidad: cuando un dispositivo está conectado, la empresa quiere saberlo, porque en muchos casos es invisible; un empleado lo ha comprado y lo conecta a la red sin que el departamento de TI se entere. Ahí tenemos un primer nivel de seguridad. La segunda preocupación es el control: una vez que el dispositivo está en la red y se conoce su existencia, habrá que darle un acceso controlado, que se conecte con un servidor específico y no con una web externa sobre la que la empresa no tiene ningún control. Por último, está la cuestión de detectar amenazas: los dispositivos IoT no tienen un sistema operativo como Windows ni tampoco tienen un firewall, no llevan incorporado un software antimalware… en fin, son dispositivos muy simples y en esta simplicidad reside el riesgo de que pueda explotarlos un hacker. Quien consiga comprometer un dispositivo IoT tendrá una ventaja para atacar la red y a través de ella la empresa.

¿Qué se puede hacer al respecto?

Lo que estamos haciendo es aplicar técnicas de machine learning al tràfico de la red para analizar si algún dispositivo conectado ha sido comprometido. Si está haciendo algo que no debería hacer o para lo que no está autorizado, se cierra el bucle para aislarlo inmediatamente.

¿De eso se ocupa ClearPass?

Lo hacemos con ClearPass, que ya es un clásico de Aruba, junto con Niara [software analítico adquirido por HPE/Aruba en febrero de 2017]. Es lo que llamamos Aruba 360 Secure Fabric.

Como consecuencia de la integración con HPE, ¿cuál es el espacio en el que Aruba compite actualmente? Obviamente es distinto al que ocupaba antes de la adquisición

Aruba nació centrada en la infraestructura de movilidad wireless; tras la integración en HPE, hemos incorporado la responsabilidad sobre el portfolio de infraestructura en la que esta tenía una posición importante. Nuestra capacidad de aplicar políticas en función de la identidad del usuario, del sitio en el que está, de la hora de la conexión o las aplicaciones que usa, etc. la hemos llevado también a la LAN, de modo que el portfolio que tenemos va desde el core hasta el acceso, ya sea LAN o WLAN.

[…] es decir hasta fuera del datacenter.

Si por fuera quiere decir que no nos ocupamos del datacenter, bueno… es el espacio natural de HPE. Nuestro ámbito propio se concreta en la noción de mobile first. A los clientes les decimos que su conexión primaria debería ser wireless, algo que ningún competidor está en condiciones de decir y que por tanto es un factor de diferenciación. Para que la idea de mobile first sea consistente, hay que aportarle seguridad y un nivel de rendimiento acorde con las exigencias de aplicaciones críticas de voz, vídeo y datos. Otro criterio básico es la capacidad de gestionar el entorno con facilidad.

Sigo dándole vueltas al efecto de esa postura de Aruba en el datacenter tradicional?

Como he dicho antes, el datacenter es el espacio natural de HPE, pero lo que podemos hacer es suministrarle Secure Fabric], que conecte el datacenter con el borde […] Una de las grandes fortalezas de HPE está en sus servidores y sus equipos de almacenamiento. Si la inteligencia desplaza los procesos al edge, esa fortaleza en computación es una gran ventaja, teniendo en cuenta el papel creciente del cloud.

Precisamente, una de las ´doctrinas` que conforman la estrategia de la actual HPE es la hibridez ¿Cómo encaja Aruba en ese marco?

Son dos historias paralelas. En las TI. con la tendencia a la hibridez, lo que ocurre es que las aplicaciones son consumidas en lo que podríamos llamar “modo legacy” o bien de un modo híbrido que combina on premise con nube pública… o bien directamente como SaaS. Así es el mundo real: híbrido, en el que nos toca jugar. Pero ¿cómo conectar el edge en ese mundo híbrido? me preguntará. Hay datacenter conectados mediante líneas privadas convencionales, otros están conectados a nubes públicas o a un proveedor SaaS mediante Internet [..] Lo que nosotros proponemos es conectar el edge a dondequiera que estén las aplicaciones y los datos, poner todo en común usando nuestra arquitectura definida por software.

No hemos hablado de los servicios como parte del negocio de Aruba. Y si el objetivo es seguir la onda de los ingresos recurrentes, ahí debería estar la clave

Aruba vende servicios por diferentes vías. Software como servicio: usted puede comprar el software de Aruba en modo cloud, lo que llamamos Aruba Central, una plataforma SaaS asociada a un soporte. Luego está el importante papel de los partners. El ejemplo más a mano es PointNext [marca de la renacida rama de servicios de HPE] pero también están el canal y los integradores.

Durante gran parte de la existencia de Aruba, usted fue su CTO. Parece lógico preguntarle por las prioridades actuales de innovación

Citaré dos. 1) pensar en cuáles son las grandes tendencias, no a un año de plazo sino a varios. En los diez últimos años, nuestra apuesta principal ha sido la movilidad, que evidentemente es un rasgo del mercado. Hoy, el rasgo dominante se llama cloud, seguido de cerca por IoT. Por tanto, estas son las tecnologías que van a precipitar la demanda de nuestros productos. 2) las tecnologías actuales permiten obtener más inteligencia a menor precio. Por supuesto que la conectividad es importante, pero si miramos adelante, lo verdaderamente importante es poner énfasis – e inversiones – en machine learning, inteligencia artificial, big data […]

¿HPE seguirá haciendo adquisiciones en las áreas afines a Aruba?

La compra de Niara el año pasado ha tenido un impacto clarísimo y es un estímulo para seguir esa vía [nota: días después del encuentro se anunciaba la adquisición de Cape Networks, con una solución para la monitorización inteligente de las redes]. Las adquisiciones son útiles si nos ayudan a resolver problemas de los clientes o nos aportan tecnología y talento que podamos incorporar. No pensamos en las adquisiciones como una forma de consolidación sino en función de la innovación.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2018 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons