publicidad
  6/11/2018

Los smartphones se instalan en su recesión

Imitando la prepotencia que era el peor rasgo de Steve Jobs, su sucesor el jovial Tim Cook, ha decidido que Apple dejará de publicar cuántos iPhone despacha cada trimestre [tampoco de sus otros productos]. El gesto ha sido interpretado como una señal de que, tras perder el segundo puesto a manos de Huawei, Apple prevé que las ventas seguirán cayendo y la imagen de su producto estrella saldría dañada. No es que a Apple le fuera mal entre julio y septiembre: el iPhone se ha estancado (0,5%) en un mercado que ha vuelto a caer (-6,0%). Peor le han salido las cuentas a Samsung (-13,4%) y cualquiera puede imaginar lo que se diría si la marca coreana optara por similar opacidad.

“El número de unidades vendidas en cada período de 90 días no es necesariamente representativa de la fuerza de nuestro negocio debido [entre otras cosas] a la amplitud de nuestro catálogo y a la consiguiente dispersión de precios”, ha explicado Luca Maestri, CFO de Apple. Con este discurso, Maestri no disimula su completo desinterés por la transparencia estadística, como le reprochó Jim Suva, analista de Citigroup

Es cierto que el iPhone ofrece un espectro de precios que va desde 449 a 1.449 dólares, pero eso mismo le ocurre al resto de la industria. Maestri intentó quitar hierro al asunto prometiendo que en el cuatro trimestre “os daremos información sobre los ingresos y el margen bruto tanto para los productos como para los servicios”. De ahora en adelante – se deduce – la buena o mala salud del mercado de smartphones (de tabletas o de Mac) debería empezar a medirse por sus parámetros financieros.

Ahora bien, nadie sabe cómo van a apañarse los analistas para continuar cumpliendo su misión y mantener series históricas cuando no dispongan de información verídica sobre un competidor que aporta más de 200 millones de unidades al mercado. Existe un riesgo de dependencia de fuentes informales (manipulables) de los suministradores o bien de paneles no menos sospechosos.

El problema de fondo es que el mercado de smartphones se ha instalado en su particular recesión, de la que no se espera que salga en este cuarto final del año. La secuencia de IDC revela un descenso sistemático por cuatro trimestres consecutivos. La consultora sigue sosteniendo que la demanda volverá a crecer en 2019, aunque no dice cuándo ni en cuánto.

El principal factor que parece haber influido es el batacazo de Samsung, que de todos modos es la marca que vende uno de cada cinco smartphones en el mundo (20,3% de cuota). Otro elemento es China: su mercado interno, que representa aproximadamente una tercera parte del total mundial, ha vuelto a descender por sexto trimestre consecutivo. Lo mejor que espera IDC es que el mercado chino tenga crecimiento cero el año próximo. El gráfico siguiente ilustra el dramatismo de la batalla por el mercado entre las tres principales marcas.

Anthony Scarsella, analista de IDC, apunta que “sea quien sea el fabricante que lidere el cuarto trimestre, hemos entrado en un período interesante porque todas las marcas se disputan la gama flagship: con los nuevos iPhones, Mate 20, Pixel 3, V40, Note 9 y OnePlus 6T, los consumidores van a tener delante muchas opciones para actualizar sus modelos actuales” Y, dicho sea de paso, esa cosecha incrementará el ASP (precio medio) de la oferta total.

Samsung ha tenido un trimestre francamente malo, con 72,2 millones de unidades, suficientes para mantener a Huawei a distancia de seis puntos. Buena parte de la merma se debería a su retroceso en mercados de volumen – India e Indonesia – en los que está siendo desplazada por las marcas chinas. El lanzamiento del Galaxy Note 9, aparentemente exitoso, no ha llegado a tiempo para corregir las cifras del trimestre; lo mismo se puede decir de los modelos de serie A con los que está dando la vuelta a su catálogo.

Huawei está aún más cómoda con sus 52 millones de unidades despachadas que le aseguran un cómodo segundo puesto. ¿Acaso hay que recordar que la marca Huawei no se vende en Estados Unidos? Crecer un 32,9% en un trimestre no ocurre con frecuencia en este ni en ningún otro mercado. Sus bazas para el cuarto trimestre son la serie P y el nuevo  Mate 20. Las cifras de Huawei incluyen la segunda marca Honor, dirigida a una audiencia joven y al canal online, con creciente presencia.

En su evento de otoño, Apple presentó tres nuevos iPhones, dos de gama alta y otro más asequible, con los que pretende perpetuar el éxito de su modelo X de 2017. Al mismo tiempo, consciente de que ha generado un mercado secundario que compite con sus lanzamientos, ha procedido a rebajar los precios de los iPhone 6S, 7 y 8, lo que es compatible con la subida del precio medio de la marca. El modelo XR no ha llegado a tiempo para ser computado por IDC, pero Apple confía en que se venderá bien en la temporada navideña.

Xiaomi sigue escalando y ocupa la cuarta plaza del ranking merced a una gradual expansión internacional: IDC afirma que en mercados europeos “especialmente España” la marca está provocando disrupción. Oppo,  marca china que completa el quinteto, tiene una deriva irregular: ha bajado en porcentaje pero probablemente no en valor, porque su oferta incluye nuevos modelos Premium. Por último, hay que constatar un nuevo momento de consolidación del mercado: las cinco marcas nombradas suman el 66% del mercado total, seis puntos más que hace un año.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2018 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons