publicidad
  1/02/2016

María José Miranda

Directora General de NetApp Iberia

Todo el mundo habla de datos. Pero ¿dónde están? Los tienen Google, Facebook o Hacienda [en este orden], las operadoras, los bancos, las cadenas minoristas… vale, pero ¿dónde? En unos equipos de almacenamiento, convencionalmente llamados ´cabinas` [aunque ya no lo son], en sus centros de datos. O en ´la nube`, que no es incorpórea porque reside en otros centros de datos, gestionados por terceros. El lector sabrá disculpar la letanía sobre algo que conoce de sobra, pero viene a cuento porque el crecimiento del volumen de datos ha creado un mercado para los fabricantes de esas ´cabinas` y, recientemente, ha estimulado la aparición de nuevos competidores que han dado otro ímpetu al mercado.

María José Miranda

María José Miranda

A favor de este movimiento juega un factor tecnológico: las memorias de estado sólido [semiconductores] van ocupando el sitio de los discos – que a su vez han desplazado a las cintas – en la medida que mejoran su relación precio/prestaciones. Otro factor es económico: decenas de start-ups se han creado gracias a la abundancia de liquidez del capital riesgo. Así las cosas, el puñado de compañías que han dominado el mercado de almacenamiento, se ven forzadas a acomodarse a un fenómeno que hasta hace poco tiempo les incomodaba.

publicidad

Otro seísmo ha sido la dilución de las fronteras entre almacenamiento y computación, y entre estos y las redes: cuando una misma máquina – un servidor – combina las tres funciones, se habla de infraestructura convergente o, en su estadio superior, hiperconvergente. Estos dos asuntos – flash y convergencia – pautaron la conversación con María José Miranda, directora general en España de NetApp, segunda empresa del ranking mundial del tan agitado mercado de almacenamiento.

Este mercado, durante décadas discreto y hasta aburrido, últimamente anda muy revolucionado. ¿Tiene usted una explicación sintética?

Esa revolución hay que verla desde una perspectiva más amplia, porque afecta a todos los proveedores de TI, no sólo a los de almacenamiento. Es el resultado de un gran cambio en el modo en que los clientes consumen esas tecnologías. Me refiero al cloud, especialmente en su modalidad híbrida, que plantea problemas nuevos a la hora de almacenar los datos de las empresas. Y, por supuesto, nos condiciona la evolución tecnológica, bajo la influencia de la tecnología de estado sólido. O sea, flash. Pero lo que está moviendo el mercado es el cloud: la nube no tiene marcha atrás, y será híbrida. Con todo lo que esto implica para las distintas tecnologías subyacentes. Entre ellas el almacenamiento.

Entre esas implicaciones hay que incluir movimientos corporativos. En el caso de NetApp, ha habido un cambio de CEO…

No veo una relación directa con el cambio organizativo, pero sí es cierto que al cerrarse el año fiscal en mayo, George Kurian fue designado nuevo CEO en sustitución de Tom Georgens. Sin sobresalto, porque es alguien de dentro, y el cambio forma parte de un proceso normal de renovación del equipo directivo. Evidentemente, con la renovación se procede a revisar el modo de hacer las cosas para responder a la realidad del mercado.

En ese cuadro, ¿cuál será en 2016 el eje del negocio de NetApp?

El núcleo de nuestro negocio sigue siendo el mismo, un hardware que contiene mucho software, y este es un rasgo que siempre nos ha diferenciado frente a otros fabricantes […] Con FAS y ONTAP hemos crecido orgánicamente, mientras el producto evolucionaba adaptándose a las necesidades del mercado. Por otro lado, flash no es una novedad para nosotros, porque empezamos a trabajar con esta tecnología hace nueve años y la hemos incorporado según se iba clarificando el mercado… pero hay que reconocer que hasta hace poco ningún cliente veía interés en flash mientras no bajara sustancialmente el precio por gigabyte.

Pensando en el mercado español, ¿hay demanda para almacenamiento flash?

Sí. Y aunque haya quien describe flash como la última novedad, muchas empresas conocen la tecnología y la han probado; pero ahora, gracias a la bajada del precio, están comprando. Lo importante para ellas es que puedan incorporar flash en sus activos sin tocar el resto, siempre que el precio sea adecuado.

Avanzan a paso redoblado las llamadas infraestructuras convergentes… e incluso las hiperconvergentes […]

Estos últimos años han aportado mucho al negocio de NetApp. Nuestra oferta de infraestructura convergente, FlexPod, es una solución compartida, que combina el almacenamiento de NetApp con la conectividad de Cisco y la virtualización de VMware. Hoy, FlexPod es líder en ese segmento de mercado.

Para situarse ante el fenómeno cloud, ¿ha tenido NetApp que modificar su catálogo de productos?

El catálogo siempre evoluciona, con la peculiaridad de que nuestro producto principal siempre ha tenido un fuerte componente de software […} Y si ese software nos daba una diferencia on premise [en el centro de datos del cliente] con más razón ocurre cuando hablamos de la nube. En España trabajamos con una veintena de proveedores de servicios cloud, lo que nos permite replicar la carga de trabajo en uno y otro entorno, migrando los datos sin complicaciones.

Hace ahora cinco años, pregunté por flash a Manish Goel [entonces VP de NetApp, ahora en HP Enterprise] quien redujo su importancia a una función de acelerador en ciertas aplicaciones…

Así era hace cinco años; pusimos flash en cabinas de disco convencional y empezamos a hacer distintas combinaciones, hasta que el disco flash se puso asequible y lo hemos integrado en nuestra línea de productos, en la que hay cabinas híbridas, cabinas dedicadas, todo en cluster… vemos flash como un elemento más que permite al cliente seguir usando sus mismos sistemas de disaster recovery, de backup, no como un silo aislado para una determinada aplicación que necesite aceleración. Para nuestros clientes, flash no es un desconocido: conocen sus virtudes desde hace tiempo, pero ahora su precio facilita que se venda más.

Me ha parecido notar que evitaba hablar de all flash, que es lo que se lleva ahora en este mercado…

No lo evito en absoluto. Nosotros tenemos all flash en la cabina, pero lo más lógico para un cliente es darle un papel híbrido, integrado en cluster o no. Lo importante es que Flash FAS da mejor performance que otros sistemas recién llegados. Muchas de las cosas que las startups presentan como si fueran propias, nosotros ya las teníamos. Y no veo que los clientes anden buscando la superespecialización, porque todos los fabricantes con cierta antigüedad ya tenemos soluciones flash.

¿Hay demanda en España?

Sí, por supuesto. Muchos clientes la habían probado hace tiempo… pero la bajada de costes ha sido decisiva. Nuestras ventas de flash en España están creciendo a razón de tres dígitos… no sé si es muy significativo a esta altura de la carrera. Pero añadiré que para nuestros clientes, flash no es tan disruptivo, porque no tienen que tocar nada de lo que funciona.

¿Qué efecto está teniendo en Europa y en España la aparición de nuevos competidores que proponen almacenamiento all flash, en el que se prescinde totalmente de los discos? Me refiero a PureStorage, que se ha implantado en Europa, a Nimble u otras de las que es difícil llevar la cuenta.

En mi opinión, al final se va a producir una consolidación. No sé qué forma tomará, pero tiene que ocurrir […] Todos los proveedores clásicos tenemos soluciones flash y una base instalada. Algunos de los nuevos competidores desaparecerán, otros serán comprados [NOTA: una semana después de la entrevista, NetApp anunciaba la adquisición de uno de ellos, SolidFire] y no puedo descartar que alguno crezca por sí mismo; al fin y al cabo, todos hemos sido start-ups alguna vez.

En todo caso, el panorama está cambiando…

Mucho, pero personalmente creo que mirando al futuro, más importante que flash será la competición en infraestructuras convergentes.

Hay ahora mismo una perturbación, provocada por la absorción de EMC por Dell. ¿Podría aprovechar NetApp esa circunstancia de su rival histórico?

Que los clientes de EMC experimenten una cierta incertidumbre es razonable, pero no creo en un impacto inmediato; estamos hablando de productos cuyo ciclo de renovación es de cuatro años […] Pero es una buena ocasión para reforzar nuestra visibilidad, naturalmente.

El mapa está cambiando, y podría afectar el juego de alianzas. Quizá Cisco tuviera que mover ficha…

En lo que me concierne, puedo decir que NetApp tiene con Cisco una relación no sólo excelente sino muy fructífera que se plasma en las ventas de FlexPod […] que van a más.

La hiperconvergencia es un fenómeno efervescente. Quizá no haya tantas startups como en almacenamiento, pero está por ver cómo asimilarán la novedad empresas como NetApp.

Lo que mueve realmente todas las iniciativas es el cloud. Ya sé que es una palabra muy manida, pero es el verdadero disruptor, que cambia los modelos de negocio. Insisto en que no se puede ver como un fenómeno tecnológico, sino económico. Las soluciones de hiperconvergencia tienen un mercado porque facilitan la vida a muchos clientes. Hay algunos que, con un solo equipo de esos tienen para toda su IT, con lo que se les presentan dos opciones: ir a un cloud provider o montar algo que viene preintegrado y les quita mucho trabajo. Ya conoce los estudios de IDC, que NetApp ha apoyado. Una conclusión dice que cuando el cliente se enfrenta a la decisión sobre ir a cloud, tiene que plantearse qué aplicaciones llevar a la nube, cuándo y si le hará falta que vuelvan a on premise; es importante que las decisiones se tomen en función del dato y de evitar que llegue un momento en que pueda sentirse cautivo del modelo cloud: se necesita un camino de retorno… porque puede haber un pico de trabajo con mucha capacidad de computación y de almacenamiento, vale, pero cuando el pico ha pasado, ¿la aplicación podrá volver a su sitio? Actualmente, nadie duda del interés del modelo cloud sino de cuestiones que estas, que nos importan mucho porque un 20% de nuestro negocio en España lo hacemos con service providers […]

¿Qué tendencia observa en las inversiones tecnológicas del sector público en España, después de años de recortes presupuestarios? Si en algo no se puede recortar por mucho tiempo es el almacenamiento […]

Habrá que ver qué pasa en 2016, cómo se ejecutan los presupuestos. El año pasado, las AAPP han comprado mucho menos, lo que significa que están estirando la vida útil de sus infraestructuras TI: de los cuatro años que decía antes, han pasado a cinco o incluso a seis años en algunos casos.

¿Puede decirse que, en general, los plazos de decisión se han alargado?

Es una pregunta muy oportuna. La decisión tecnológica no se ha alargado, y en cierto modo diría que se ha acortado. El problema está en el tiempo tremendo que pasa desde que está tomada la decisión – y te dices ´hemos ganado` – hasta que se concreta el pedido. Nos pasa a todos.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons