publicidad
  15/10/2012

VMware quiere extender su horizonte

A priori, no cabía esperar anuncios relevantes en VMworld Europe, sólo 40 días después del evento estadounidense de San Francisco. Pero los hubo, y su relevancia reside en el énfasis dedicado al concepto de software-defined datacenter (SDDC), nuevo caballo de batalla de VMware ahora que su oficio original, la virtualización, se ´commoditiza`. Sin evolución de su oferta, la compañía podría verse enclaustrada en un nicho sin crecimiento; es lo que quiere evitar. Este fue el eje de la conferencia, que se celebró en Barcelona la semana pasada con la presencia de 7.000 partners y clientes europeos. Los primeros actores del show fueron Pat Gelsinger, nuevo CEO de VMware, y Steve Herrod, CTO.

Steve Herrod

Steve Herrod

 Estas cosas no ocurren de la noche a la mañana. La estrategia lleva tiempo fraguándose y ya se puso de manifiesto en VMworld Europe 2011, en Copenhague, entonces con Paul Maritz como CEO de la compañía. En una primera fase, se desvelaron herramientas para el provisionamiento y la gestión de los sistemas virtualizados, movimiento que alcanzó su climax con la presentación de vCloud Suite, un agregado de esas herramientas, descrito como “la pieza que faltaba”. vCloud Suite 5.1 es la piedra angular de la nueva ambición de VMware: suministrar una infraestructura completamente virtualizada, automatizada y entregada como servicio, controlada por su software.

Pinchar imagen

Pinchar imagen

“La nueva vCloud Suite – aseveró Steve Herrod – ha tenido una respuesta muy positiva por parte de nuestros clientes, y creemos que será el producto de VMware que tendrá la adopción más rápida [pero] hemos pensado que aún podíamos añadirle un elemento que eleve el nivel de automatización”. Ese elemento se llama vCloud Automation Center, un portal de autoservicio que viene de la adquisición de DynamicsOps, en julio [razón por la que no estuvo a tiempo para el evento de agosto].

¿Cuál es la importancia del añadido? Que permite provisionar automáticamente nubes privadas o públicas que operen no sólo con el hipervisor de VMware sino con otros ajenos [lo que en la práctica significa los de Microsoft y Citrix]. Este enfoque multicloud es, sin duda, una gran novedad, y revela la intención de la compañía: trasladar a un campo más extenso la hegemonía de que goza en la virtualización.

En este viaje se cruzará con prácticamente toda la industria, empeñada tanto como VMware en tomar posiciones ante el nuevo ´paradigma`. Para empezar, sus dos rivales clásicos en la virtualización están que sacan pecho: Citrix, tras la compra de Cloud.com, y Microsoft tras el lanzamiento de Windows Server 2012, que incluye su nuevo hipervisor Hyper-V [dicen que mucho más potente y eficaz que sus antecesores]. Pero también Amazon, Rackspace y otros proveedores de nubes públicas – por no hablar de partners tan encumbrados como Dell o HP – que observan con recelo los movimientos de VMware.

Pat Gelsinger, que en septiembre sustituyó a Paul Maritz como CEO, no es realmente un recién llegado: como número dos de EMC, que controla la mayoría de VMware, ha participado en la gestación de su estrategia. Al inaugurar la conferencia de Barcelona, insistió en que el software-defined datacentre pone de relieve que las TI – y por tanto la industria de las TI – han entrado en una fase de cambio radical, cuyo motor es el cloud computing. “La nube es un fenómeno tan rupturista – dijo – que cambia todas las nociones que teníamos acerca de cómo operar un datacenter […] y nos obliga a todos a pasar de una postura reactiva a otra proactiva”.

Steve Herrod machacó en el mismo punto: el concepto de SDDC como propuesta de VMware para virtualizar toda la infraestructura física y entregar servicios bajo control de un software capaz de automatizar los procesos tanto como sea posible. Esto supone un reciclaje, dijo, “con la consecuencia de que los departamentos de TI pasarán de administradores de sistemas a brokers de servicios, soportando múltiples plataformas y distintas nubes según sus necesidades”. Pero esta evolución requiere contar con nuevas herramientas de gestión, diseñadas pensando en la nube en lugar del enfoque tradicional de silos, cada uno con su propio stack de hardware y software. Entre los analistas presentes en Barcelona se recogió la impresión de que, bajo la declaración de pluralidad de miras, el objetivo de VMware podría no ser otro que el de blindarse ante la conversión de los grandes centros de datos corporativos – todos ellos virtualizados, y la mayoría con su software – en nubes privadas on premise.

Según los estudios publicados, la virtualización es un hecho prácticamente universal en las grandes organizaciones, y en los proveedores de servicio. VMware controlaría el 80% de ese 60% de cargas que han sido virtualizadas en entornos x86. ¿Puede ir más allá? Puede, pero el ritmo de crecimiento ya no sería el mismo, y sus márgenes decaerían. Por esto, el discurso de Gelsinger y Herrod acerca de SDDC pone tanto el acento en la necesidad de virtualizar el resto de la infraestructura, lo que significa extender su horizonte a la red y al almacenamiento.

Puede sostenerse que con la reciente compra de Nicira, VMware tiene en sus manos todos los componentes de esta visión: 1) por supuesto, la virtualización de servidores, 2) la capacidad adquirida de virtualizar la red, que potencialmente amenaza su alianza con Cisco, un asunto delicado, y 3) múltiples opciones de almacenamiento virtual que van desde su propia tecnología vSphere a la cartera de productos que puede aportar EMC y su ´ecosistema`.

Por cierto, Nicira no es la única adquisición de VMware vinculada con esta estrategia, aunque sí la más importante por su envergadura (1.200 millones de dólares) y porque le ha abierto las puertas del consorcio OpenStack, no sin controversia. Otras compras de este año han sido la ya citada DynamicOps (automatización y gestión), Cetas Software (big data analytics), B-Hive Networks (gestión de performance de aplicaciones) y Wanova (virtualización del desktop). En conversación con el autor de este blog, Pat Gelsinger dijo que esa política continuará: “no nos falta dinero para comprar compañías que encajen en nuestra estrategia, ya lo hemos demostrado con Nicira”. La tesorería de VMware dispone en estos momentos de más de 4.000 millones de dólares.

Un problema delicado con el que se enfrentaba Gelsinger al asumir su nuevo cargo era una controvertida modificación del precio de sus licencias. El nuevo CEO volvió a anunciar en Barcelona –ya lo había hecho en San Francisco – con impostada teatralidad, que el modelo de tarifas vRAM, resistido por la mayoría de sus clientes, ha sido abandonado. No por él, precisó, sino por su antecesor [que fue quien lo inventó] y que se ha vuelto a facturar a la vieja usanza: por CPU y por socket. Es, en cualquier caso, un modelo que bien puede tacharse de anacrónico en un mundo que gira hacia el concepto de utility, por lo que nuevos ajustes son concebibles.

Hay más que contar acerca de VMworld Europe 2012. Por ejemplo, Herrod anunció la próxima disponibilidad de Horizon Suite, destinada a ayudar a los departamentos de TI a gestionar y controlar el uso de las aplicaciones corporativas en dispositivos remotos, entre ellos el iPhone. Frente a la mentada ´consumerización`, el mensaje literal de Herrod fue este: “se acabaron los días en que se podía decir a los usuarios finales qué hacer”; pero fue a la vez un mensaje equívoco, porque Horizon Suite no es un mero instrumento de sincronización, sino también de centralización, que entre otras cosas impide que el usuario copie a través de su dispositivo datos de aplicaciones corporativas.

Queda como fleco de las jornadas de Barcelona una anécdota singular. Cuando un colega británico preguntó a Gelsinger acerca de la más que probable entrada de la arquitectura ARM en el mercado de los servidores, y el efecto que ello pudiera tener sobre la estrategia de VMware, el antiguo CTO de Intel respondió negando la mayor: “en el datacenter, x86 es la arquitectura de referencia, y lo seguirá siendo […] no veo que ninguna otra esté en condiciones de reemplazarla”.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons