publicidad
  5/07/2021

Antonio Neri

Presidente y CEO de Hewlett Packard Enterprise

Tantas son las variantes que caben en la etiqueta cloud, que escribir sobre ellas suele dar lugar a textos socorridos. La que está más en boga, la nube híbrida, es consecuencia de dos actitudes observables en las empresas: la insatisfacción con el modelo de ´todo en casa`[caro y poco flexible] y el temor [justificado] a caer cautivas de uno u otro proveedor omnipotente. Para las compañías tradicionales de TI, atrincherarse en la nube híbrida es un recurso defensivo contra la bulimia de los gigantes del cloud. Con este enfoque fueron concebidas las preguntas a Antonio Neri, CEO de HPE, que ha hecho de la hibridez la clave de bóveda sobre la que está construida la estrategia de la compañía.

Antonio Neri

publicidad

Desde Houston, nueva sede de la empresa antes californiana, Neri dialogó con el autor de este blog por videoconferencia, en la víspera del evento anual de HPE, Discover 2021. Esta circunstancia excluía anticipar anuncios que se harían al día siguiente [y que será comentados en los próximos días] pero a la vez permitió que la conversación fluyera como un repaso de los planes que Neri tiene para la empresa que dirige desde febrero del 2018.

Antes de la transcripción, no está de más recordar que los resultados de HPE al cierre de su segundo trimestre fiscal reflejan incrementos del 9% en los ingresos (6.700 millones de dólares) y del 59% en los beneficios operativos (685 millones). Este 2021 marca un punto de inflexión, diría Neri en un momento de la charla.

Nos vimos una sola vez, en noviembre de 2017, en un encuentro con Meg Whitman, quien ya le había designado sucesor. Tres años y medio después, cabe preguntar qué ha cambiado en la compañía y cuánto hay de herencia recibida y de estrategia diseñada por usted

El tiempo del mandato de Meg Whitman, entre 2011 y 2017, sentó las bases para lo que estamos haciendo hoy. Particularmente durante la separación que ha dado vida a dos corporaciones muy grandes y la transformación de HPE, Meg puso los cimientos para que fuera posible la estrategia que puse en marcha cuando tomé las riendas en febrero de 2018. Nuestra visión actual hereda mucho de las reflexiones de entonces: es la creación de una plataforma edge-cloud en la que los clientes puedan analizar los datos en base a las necesidades de su negocio; para eso hemos creado  esta plataforma, para que las TI puedan consumirse como servicio […] Lamentablemente, tuvo que ocurrir la desgracia de la pandemia para que la estrategia fuera validada en la práctica. El resultado es la increíble importancia que ha adquirido el edge: ahora mismo, estamos trabajando en nuestras casas, uno en Madrid y el otro en Houston. Y lo mismo están haciendo los portavoces de HPE que esta semana van a intervenir en una conferencia de alcance global pero online. Creo que esto ratifica otro punto de nuestra visión, que ha permeado en la industria: para nosotros, cloud, no es un destino sino una experiencia. En tercer lugar, decimos que la empresa del futuro será inevitablemente data-driven. Lo que estamos viendo es que para poder participar en esta economía digital que se está acelerando a ojos vista, todos tenemos que transformar nuestros procesos.

Puede sostenerse y no es una teoría, que el modelo de todo-como-servicio es un cambio de grandes proporciones con el que HPE está influyendo en las estrategias de sus competidores […]

En este mercado todo se mueve a una velocidad increíble. La vemos como una oportunidad de defender y mantener nuestro liderazgo en los próximos años. En 2019, me comprometí públicamente a que todo el catálogo de HPE estaría disponible para que los clientes puedan consumirlo como servicio en 2022. Es sabido que la base de toda experiencia de servicio es el software, pero claramente el mercado no nos reconoce como una empresa de software, sino que nos visualiza como una empresa de infraestructura que ofrece software para hacer más eficaz la gestión de esa infraestructura. Este perfil de la compañía toma cuerpo en GreenLake, una plataforma basada en software que ha llevado años desarrollar para al fin tener, desde el datacenter al edge y al cloud, al alcance recursos que puedan consumirse como servicio […]

Esa sería una definición canónica, pero GreenLake evoluciona a medida que se le añaden prestaciones as-a-service. Sin esta evolución no podría abarcar el catálogo de la compañía […]

En la oferta de GreenLake incluimos la parte financiera, la de servicios, la de mantenimiento y también base de datos y su análisis, porque muchos de los servicios que se consumen en la nube tienen como foco los datos. En la práctica, también hemos incluido la computación de alto rendimiento (HPC) que todo el mundo identifica con unas máquinas gigantescas pero que en primerísimo lugar llevan software y generan negocio de servicios.

Varios competidores de HPE en los centros de datos, obviamente hablo de Dell, de Cisco y, creo, también de Lenovo, se están sumando a ese movimiento con ofertas en las que se puede ver cómo les ha influido GreenLake […] Claro, podrá decirse que llegan tarde, pero no quita para que el contexto en el que opera HPE esté cambiando. ¿Es suficiente protección el avance que lleva GreenLake?

A mis colaboradores suelo decirles que me gusta que los competidores vean las luces traseras, no las delanteras. Con respecto a esos competidores, les llevamos cuatro o cinco años de ventaja, por lo que a ellos les toca la faena de perseguirnos, a nosotros la de seguir mejorando.

Hay evidencias sobradas de que HPE lleva tiempo remodelando su legacy de hardware, al que debe el reconocimiento de que goza en el mercado y así alinearlo con su evolución hacia los servicios. Esto se ha visto hace poco en el negocio de almacenamiento y se esperan más anuncios esta semana. ¿Es la receta para seguir siendo una empresa de infraestructura y al mismo tiempo llevar más lejos el modelo as-a-service?

Estamos en un año importante para el sector y para HPE, un punto de inflexión. Estamos innovando nuestra oferta de infraestructura y creo que el mercado lo está viendo […] Pero esa infraestructura tiene que poner el acento en las cargas de trabajo y en los datos, no es admisible avanzar a velocidades distintas. Mañana vamos a hacer un anuncio, se llamará Lighthouse, que profundiza en la integración de GreenLake como si fuese una nube. Reflejará cabalmente el lema que estamos usando, Greenlake, the cloud that comes to you: la nube que viene hacia ti. La capacidad de poner el poder de la nube donde el cliente lo quiera […]

[…] confirma que GreenLake es el hilo conductor de toda la estrategia de HPE

Claramente es el principal ingrediente de nuestra estrategia. En los próximos meses verá hasta qué punto cambiará la forma en la que nos presentamos ante el mercado

GreenLake no es una categoría de reporte financiero, pero los datos comunicados sobre el segundo trimestre fiscal indican unos ingresos de 678 millones de dólares, que es muy aproximadamente el 10% del total. ¿Está calculado hasta dónde puede llegar porcentualmente?

No, GreenLake no tiene ningún techo, todo es cuestión de tiempo. Si miro la base de órdenes que recibimos, su crecimiento es muy superior al de los ingresos, que se amortizan en base al contrato que el cliente elige, que ahora mismo es una media de tres años. Por lo que, de ahora en adelante, veremos un crecimiento constante de las órdenes, que puede oscilar y ser del 40% o del 60% mientras que el crecimiento de los ingresos será de entre el 30% y el 40%. En octubre del año pasado dije que GreenLake se triplicará en los próximos tres años. Hoy me ratifico y puedo añadir que las órdenes van a crecer todavía más rápido que eso […]

Las cosas han cambiado mucho desde que empezó a plantearse este modelo de ingresos. Nadie se inquieta por el impacto de los ingresos recurrentes sobre las finanzas del sector, está asumido y la ratio ARR [Annualized Recurring Rate] ya es de uso corriente. ¿Qué influencia tiene sobre los márgenes?

Cuando apuntamos un cliente en el framework de GreenLake, el margen sube porque ese cliente es susceptible de comprar todo lo que HPE vende. Uno de los motivos es que se trata de un servicio y otra, que hay mucho software implícito. La conexión entre servicio y lo que vendes como solución es del 100%, mientras que cuando vendemos una plataforma de infraestructura en modo capex, no podría llegar nunca al 100%, es mucho más baja. Además, GreenLake tiene para nosotros un valor estratégico desde el punto de vista de la relación con el cliente; primero porque la hace más prolongada, segundo porque incluye todo el portfolio edge-to-cloud. Por cierto, con más valor añadido en software y servicios.

En el baile permanente de consignas en el sector TI, cloud native tiene algo de contradicción con hybrid cloud. O eso veo yo […] ¿Van a confluir estos dos conceptos?

Es que son dos conceptos distintos, en el sentido de que cloud native significa que cuando se diseña y desarrolla una solución está pensada en primer término para un entorno operativo cloud. Hay una manera de diseñar la aplicación y de manejar la infraestructura que en cloud es distinta a la manera tradicional. Por esta razón, las nuevas aplicaciones – y los datos que manejan – van a ser cloud native. ¿Por qué? Porque resulta mucho más eficiente.

¿A esto se debe la aproximación de HPE a Kubernetes?

En los comienzos de mi carrera, yo era programador de Cobol; tenía que hacer de todo, estoy convencido de que era más completo que un desarrollador de hoy, que lo tiene muy sencillo: con todo prefabricado, tiene que integrar componentes y trabajar con algoritmos […] En un entorno operativo cloud native, todo viene integrado. Claramente, hoy por hoy, está el factor de los contenedores, concretamente Kubernetes, que dan la posibilidad de mover más eficientemente las aplicaciones. En cambio, cuando hablamos de cloud híbrida, queremos decir que va a servir en los dos mundos. Al final, hay muchas aplicaciones de Cobol que están vivas, pero que no se pueden reconstruir: es imposible o bien es posible pero muy costoso. ¿Cómo modernizar esa infraestructura? ¿Cómo automatizarla para ahorrar costes? ¿Cómo ofrecer una experiencia mejor? No es cloud native.

Ya que lo dice, también lo llaman cloud like

Exactamente. Es todo modernización, automatización y autoservicio, en la medida de lo posible. Cuando se llega al modo full self-service, ahí casi se ha alcanzado casi un modelo operativo cloud. Nosotros, en HPE, siempre dijimos que el mundo iba a ser híbrido durante mucho tiempo […]

Los tres grandes de la nube pública se están moviendo en esa dirección: AWS Outposts, Azure Stack, Google Anthos […]

Sí, pero el lugar donde se crean los datos es crecientemente el edge. Mover los datos dentro de una nube es más caro que mover la nube a dónde están los datos. Hay un aspecto importante que es la latencia, puede ser la naturaleza del caso de uso o la seguridad, en todos los casos pesará la cuestión del coste […] Sostenemos, con fundamento, que para el cliente es más barata una fórmula híbrida que le permite mantener ciertas aplicaciones y sus datos on premise, en un co-location o en el edge, que moverlas a la nube pública.

Hace poco tuve una muy agradable entrevista con Keerti Melkote, a quien conozco desde antes de que HPE comprara Aruba […] Pocos días después, anunció su retirada de la compañía. Es entendible después de seis años, pero se ha escrito que su salida implica el final de la autonomía de que Aruba ha gozado hasta ahora. ¿Algún comentario?

Sí, que no habrá absolutamente ningún impacto estructural. Yo mismo, en su día, completé la negociación para comprar Aruba. En 2015 decidí hacer una integración inversa que es inusual en esta industria.  En aquel momento, HPE contaba con una cartera de productos de switching interesante pero que no daba la experiencia esperada, así que optamos por poner ese portfolio en manos de Keerti y su equipo […] Ha funcionado de maravilla. Ahora, sin Keerti al mando, no habrá cambios estructurales, sólo nuevos líderes.

A eso iba. Junto con Melkote se marchan Partha Narasimhan [CTO de Aruba] y Pradeep Iyer [Chief Architect], que han sido el pulmón tecnológico de Aruba. Yo diría que eso es estructural […]

Tenga en cuenta que los tres crearon la empresa en 2002. Partha y Pradeep fueron los primeros empleados de Aruba Networks; han mantenido una relación fraterna que va más allá de los seis años que han pasado dentro de HPE, han sido veinte años de sus vidas.

Bien, ahora cuénteme por qué los nuevos líderes son David Hughes y Phil Mottram […]

Partamos de una premisa: el equipo que Keerti formó en Aruba es espectacular. Y con la adquisición de Silver Peak a mediados del año pasado, se ha incorporado David [nota: Hughes, fundador de esta empresa]. Es un cerebro tecnológico de primera, arquitecto a la vez que estratega […] Será el chief product and technology officer de Aruba. La combinación de David con Phil [nota: Mottram, nombrado presidente de HPE Intelligent Edge, que conlleva la responsabilidad ejecutiva sobre Aruba] que aporta su amplia experiencia en la industria de telecomunicaciones.

Tengo una pregunta sobre el partnership entre HPE y Nutanix, cada vez más íntimos. Últimamente no paran de anunciar negocios juntos ¿Qué futuro le ve a esta pareja? 

El significado, para mí, consiste en tener las puertas abiertas para dar más opciones a los clientes. Es notorio que esta relación ha crecido durante los dos últimos años. Para bailar el tango hacen falta dos, pero tienes que empezar por conocer a tu pareja antes de disfrutar del baile. Tengo la suerte de haber conocido a Rajiv [nota: Ramaswami, nombrado CEO de Nutanix hace por lo menos diez años, cuando él trabajaba en Broadcom. Me consta que es una persona íntegra y que tiene ideas muy claras acerca de lo que piensa hacer con Nutanix. Como usted sabe bien, es una empresa en plena transformación, que se ve a sí misma como una plataforma de software capaz de competir mano a mano con VMware.

[…] Sigue habiendo campos en los que ambas ofertas se solapan o compiten

Nutanix es un acelerador de nuestra estrategia: hay que ver las cosas con una óptica distinta a la de HCI [hyperconvergent infrastructure] donde cada una compite con una oferta propia. HPE ofrece las soluciones híbridas de Nutanix dentro de GreenLake, de manera que nos vemos mutuamente como socios estratégicos.

La política de adquisiciones de HPE sigue a ritmo de vértigo. Acaba de anunciarse la compra de Determined AI […] Siento curiosidad por saber qué huecos le quedan por cubrir […]

Nuestra política de M&A no ha cambiado, sigue siendo muy agresiva. La compra de Determined AI así o confirma; es un complemento de nuestras capacidades en Inteligencia Artificial. Yo veo la innovación con tres patas. Orgánica, inorgánica y colaborativa. Vamos a mantener la inversión en nuestro desarrollo orgánico, pero tenga presente que desde que me convertí en CEO cerré 20 adquisicions (21 con la de ayer), que en cada caso nos han permitido avanzar más rápidamente, incorporar propiedad intelectual y talento [nota: en la semana siguiente se ha anunciado otra adquisición, la empresa Zerto, especialista en protección cloud de datos].

¿Cuál es su expectativa sobre el gasto en TI, en el contexto de una economía mundial que está dejando atrás las consecuencias de la pandemia?   

Estoy convencido de que el gasto global en TI va a seguir creciendo y mejorando cualitativamente durante los próximos doce a dieciocho meses. Su magnitud estará en función de cómo se recuperen nuestras economías, pero ahora mismo la sensación dominante es expansiva. Se dan las mejores condiciones para ejecutar la estrategia de la que hemos hablado.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2021 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons