publicidad
  24/05/2021

Enrique Blanco

Chief Technology and Information Officer de Telefónica

Telefónica no fue el primer operador en desplegar 5G en España, pero al cierre del primer trimestre, su red 5G de quinta generación declaraba una cobertura del 80% de la población, en 1.253 municipios. Este acelerón hará posible que el operador azul explote las frecuencias de que dispone en la banda de 3,5 GHz y las complemente con las de 4G. Mientras, echa cuentas para la subasta de la banda de 700 MHz (antes ocupada por la TDT) que mejorará su cobertura rural y la penetración de la señal en el interior de los edificios. Esta circunstancia hace aún más oportuna una nueva y muy esperada entrevista con Enrique Blanco, CTIO global del grupo Telefónica. Prolija y rigurosa, como es su costumbre.

Enrique Blanco

publicidad

Recuerdo charlas anteriores en los que su mensaje era, aproximadamente el siguiente: Telefónica estaría preparada para activar su propia 5G el día en que fuera comercialmente oportuno responder a la oferta de un competidor que saliera antes al mercado. Por lo que se ve, ha llegado el momento de acelerar ¿por qué ahora?   

Siempre he dicho que mi obligación es asegurar que las áreas comerciales en los países donde opera Telefónica tengan una posición competitiva por la tecnología, no solamente por la relación entre coste y precio. De hecho, cuando otros operadores salieron antes que nosotros con una oferta 5G, nos atuvimos al criterio de no ser los primeros.

No siempre ha sido así. Telefónica se adelantó en el despliegue de fibra, ahí están las estadísticas de la CNMC.

Fuimos de los primeros en FTTH con un esfuerzo inversor manifiestamente superior al que puede suponer desplegar una red 5G. Y el tiempo nos ha dado la razón. Confirma que cada cosa a su hora.

¿Sugiere que el tiempo le dará la razón al no haber lanzado antes 5G?  

Hay que mirar el estado de la tecnología. Lo que se está desplegando es 5G NSA [non-stand alone], uno de los dos sabores que define el estándar, porque los cores de SA [stand alone] aún no están cerrados. En lo que nos concierne, contamos con completar este año las pruebas de evolución de SA, antes de abordar la fase de despliegue masivo, dependiendo de cada mercado. En España, hemos empezado con la gestión dinámica del espectro (DSS), técnica que hace posible invocar un servicio de voz o de navegación asignando frecuencias que tanto pueden ser 4G como 5G. Estamos en el preciso momento en que empieza a haber una masa crítica de dispositivos capaces de soportar esa señalización. 5G pasa a ser un  atributo comercialmente interesante.

¿Se dan unas condiciones de mercado que antes no se daban?  

Es comprobable que en cuanto tomamos la decisión, pasamos a liderar el despliegue con antenas de 5G New Radio en la banda de 3,5 GHz y con capacidad para 700 MHz, cuando esta banda esté disponible. Hablo de España, porque en realidad el primer país en el que empezamos con el despliegue de 5G New Radio fue el Reino Unido, un mercado exigente y muy competitivo. […] Telefónica está desplegando 5G con características y ritmos distintos en cada uno de sus cuatro grandes mercados. Y hemos dicho públicamente que antes de 2024, cuando esperamos que la tecnología estará madura, vamos a tener una arquitectura multivendedor

Creo entender una refutación de ese argumento circulante según el cual el despliegue actual sería un falso 5G, porque necesita apoyarse en 4G

[…] El despliegue que está haciendo Telefónica es un 5G con toda la barba. Nos va a permitir un crecimiento rápido sobre la base de los casos de uso en los que vamos a combinar 5G con fibra. Estamos convencidos de que es la fórmula ganadora: 5G+fibra […] Es notorio que los primeros casos de uso son iniciativas B2B.

Es justamente en B2B, no en el consumo, donde se aprecia una intensa actividad de acuerdos entre Telefónica y los grandes proveedores de cloud, en primerísimo lugar Microsoft y Google.

Ya hablaremos de ellos, pero antes déjeme poner a SAP como ilustración de esa estrategia. En Telefónica usamos el ERP de SAP como herramienta de gestión. Para nosotros es un gran suministrador de software, igual que lo es para muchos de los clientes que sienten necesidad de virtualizar sus sistemas. Qué mejor que llegar a un acuerdo para que podamos proponer a esos clientes nuestros una oferta conjunta Telefónica+SAP.  Vendemos lo que usamos porque nos consta que funciona. No ha lugar a extrañarse de que en un futuro inmediato Telefónica mueva más fichas en el negocio cloud.

¿Quiere decir mover fichas con Microsoft y Google?

Consideremos dos factores. Uno: Telefónica tiene capacidades evidentes en conectividad, pero también en plataformas de servicio en vídeo, cloud, IoT, ciberseguridad […] y una oferta que incluye productos de Microsoft y de Google, algo menos de Amazon Web Services. Dos: tras la pandemia, las necesidades de digitalización van a ser perentorias, en muchos casos como una cuestión de supervivencia. Habrá que albergar plataformas educativas, ERP en la nube para pymes, videoconferencia, herramientas de teletrabajo […] Todo aboga por llegar a acuerdos como los que hemos anunciado con Azure o con Google Cloud; con AWS tenemos servicios más convencionales, de SD-WAN con una solución de Cisco.

Una oferta de nube híbrida

Tan híbrida que estamos metiendo piezas de software de red en nubes que pueden ser de uno o de otro. Pensar en albergarlo todo on-premise sería un anacronismo: puesto que tenemos capacidad de transporte y de conexión, lo razonable es trabajar con terceros en una nube híbrida.

Se entiende, pero no podemos ignorar que Google lleva muchos años barruntando un asalto al negocio de los operadores o al menos a las partes más rentables de ese negocio […]

No tengo por qué probar solamente el SA de Nokia o el de Mavenir ni veo problema alguno en probar un core de Google, si existiera. Lo diré más claro: toda combinación de las capacidades de Telefónica con la capa de servicios y de software de terceros sólo significaría redes más flexibles, una rebaja de tensiones en nuestro plan de inversión y, dicho sea de paso, una mejor velocidad de respuesta.

Suena muy bien, pero no alcanzo a ver la foto final

Estamos cerrando acuerdos con terceros para alojar piezas de software de Telefónica en sus infraestructuras. Y nos da lo mismo que sea on-premise o en una cloud pública que en una cloud privada.  En todo caso, está muy lejano el día en que alguno de esas terceras partes pudiera aspirar a ser una fuerza dominante en los mercados en los que competimos.

Y Telefónica se reserva la orquestación, supongo […]

Eso siempre. La orquestación y la gestión de la red no se tocan. Igual que  la privacidad y la seguridad de la información de nuestros clientes, dos responsabilidades irrenunciables para Telefónica. La arquitectura puede verse condicionada a veces: es cierto que podríamos hacer cosas a escala europea que no las hacemos en virtud de la regulación, así que en todo caso optamos por nubes híbridas en cada país.

En ese contexto, las compañías de TI están entrando, o en algún caso retornando, al terreno de juego de las telecomunicaciones.

No veo nada que objetar. Tenemos una magnifica relación con VMware con Red Hat, lo mismo que con HPE o con Cisco. El motivo es muy evidente: nuestra capa de infraestructura tiene mucho software de esas compañías, las conocemos bien. Además de mantener su legacy, trabajamos con ellas en las nuevas arquitecturas y, cuando toca, competimos porque una cosa no quita la otra.

Otro asunto en boga es el de las redes 5G privadas, especialmente en ciertas industrias. Me gustaría conocer la posición de Telefónica, que puede no ser la misma en Alemania que en otros mercados

Se ha difundido la idea de que la existencia de redes privadas requeriría una reserva específica de espectro, como efectivamente se ha visto en Alemania. No tiene por qué ser así en otros países, pero incluso en esa hipótesis, vemos dos escenarios plausibles. Número 1: el cliente decide aliarse con un proveedor de equipos de red y, en la medida que tiene espectro adjudicado, lo puede explotar al margen de un operador […]

Veamos la otra opción, que imagino es la preferida por Telefónica

Cuando un cliente considera que necesita una red privada, le presentamos una propuesta de valor, acompañados por el vendedor que las dos partes acepten, ya sea Ericsson, Nokia o Huawei […] Incluso podría pensarse en construir redes privadas con equipos de orígenes diferentes. No veo que haya conflicto irresoluble en torno a esta cuestión de las redes privadas y los espectros dedicados. En la práctica, Telefónica Tech tiene un equipo que se ocupa precisamente de esto.

Me he guardado unas preguntas sobre Open RAN. Dejando a un lado las circunstancias geopolíticas,  no hay ninguna duda del compromiso de Telefónica con esta opción tecnológica. No tengo tan claro que el sustrato industrial en el que se apoya sea sostenible, en ausencia de los fabricantes tradicionales.

Desde el punto de vista de Telefónica, Open RAN es la evolución natural de la infraestructura de radio y forma parte de una corriente más amplia […] Fuimos de los primeros en hablar de virtualización a escala industrial y la hicimos realidad con UNICA: ahora mismo tenemos virtualizadas todas las infraestructuras de red, con una capacidad de orquestar y gestionar cualquier funcionalidad que incorporemos.

¿Cuál es el grado de madurez de Open RAN previa a la fase de despliegue de estaciones base?

Hemos construido infraestructuras abiertas en 4G, lo estamos haciendo en Perú con el programa Internet para Todos. En Brasil, también con 4G y a punto para empezar pruebas con 5G […] Nuestra intención es madurar los ensayos en Alemania este año y comenzar en 2022 a desplegar estaciones base 4G y 5G multibanda con Open RAN.

¿Se puede confiar en la solidez de la base industrial de Open RAN?

Desde Telefónica, ya hemos definido una interfaz de radio abierta, con protocolo interoperable y tenemos identificado un mapa de fabricantes de radio alternativos. Financieramente, hemos invertido en una venture capital que participa en Altiostar y Mavenir. Por otra parte, trabajamos con integradores como NEC, IBM y Tech Mahindra. Además del acuerdo con Rakuten, que ya conoce.

Sí, pero salvo los tres integradores, ninguna de las compañías que ha nombrado tiene mucha historia que lucir

[…] Si quiere hablar de compañías históricas, los operadores europeos más importantes están comprometidos con Open RAN. Telefónica es uno de los cuatro firmantes de un MOU junto con Deutsche Telekom, Orange y Vodafone, al que luego ha querido sumarse Telecom Italia. Por lo tanto, no faltan bases para consolidar la industrialización de Open RAN. Tenga en cuenta que las generaciones anteriores nacieron de desarrollos europeos, mientras que 5G lleva sello asiático. No tenemos nada en contra, pero nos gustaría ver a Europa cogiendo protagonismo.

¿Ese es el objetivo del MOU?

Coincidimos en la necesidad de abrir el ecosistema e invitar a todos los suministradores a formar parte del movimiento. Puedo entender que alguno de ellos tenga reticencias por protección de su propio negocio, pero al final todos tenemos que convivir con la evolución tecnológica. Veamos, ¿qué quiere decir desagregar? En la actualidad, cada antena tiene su banda base, su equipamiento, sus tarjetas y su software […] pero tenemos a nuestro alcance tanta potencia en la nube y podemos contar con latencias tan bajas que se presenta la oportunidad de controlar desde un mismo punto un conjunto de antenas: 20, 25, 30 o 50 y el número seguirá subiendo según mejoremos las capacidades. Esto es lo que consideramos una evolución natural de la arquitectura: un conjunto de antenas o sites controlados por un único punto central en la nube, con baja latencia y alta capacidad. Para que sea posible, hay que abrir las interfaces antena-software, este es el concepto de Open RAN, porque el concepto actual de radio, en mi opinión, no da más de sí

¿Habrá ganancia de costes?

Sabemos cómo meter más capacidad y más funciones, pero necesitamos un cambio de arquitectura […] Open RAN no es más eficiente en costes que la solución tradicional, igual que pasó con las plataformas con el core virtualizado: inicialmente no era más barato, pero ahora es un 30 o 40 por ciento más barato y desde luego más flexible. Hoy, Telefónica no compra una sola plataforma de red que no esté virtualizada […]

¿Los otros operadores firmantes del MOU van en igual dirección y a la misma velocidad? 

Respetando escrupulosamente los aspectos legales sobre competencia, todos los firmantes pensamos que es un asunto de interés europeo. No vamos a excluir a Nokia o a Ericsson, al contrario: creemos que las cosas irían mejor y más rápido si fuéramos capaces de sumarles.

Aun contando con la simpatía de los operadores, hay un abismo entre las fuerzas de Altiostar y Mavenir  por un lado y las de Ericsson y Nokia por otra.

La pregunta es cuándo. Nunca hemos dicho que un despliegue masivo con Open RAN fuera posible en 2022. Estamos en la fase de ensayo allí donde nos parece más razonable, empezaremos a desplegar el año próximo para, que, hipotéticamente, en 2025 la mitad de los despliegues se puedan hacer con Open RAN. Al final del viaje, la radio será una commodity.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2021 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons