publicidad

Newsletter

8 de mayo, 2012

Voy a meterme en camisa de once varas, como suele decir de guasa Paco B, mi polemista favorito. Me apetece un comentario económico off topic, aprovechando que escribo desde una escala en París. Parece por lo menos prematuro afirmar que la victoria de François Hollande dará, por sí misma, un giro drástico a la situación en Europa. Primero y fundamental, porque el daño ya está hecho, y sería muy difícil deshacer los peores destrozos de lo que algunos llaman “reformas estructurales” y yo prefiero ver como contrarreformas. Segundo, porque como ha dicho Jean Paul Fitoussi, uno de los economistas de cabecera de Hollande, de poco serviría añadir la palabra crecimiento en el título del pacto fiscal que fue firmado bajo ultimátum alemán. Tercero, porque es previsible que se preparen ataques punitivos sobre la deuda y los bancos franceses.

El problema – explicaba Fitoussi en La Vanguardia – es que “tenemos deuda soberana y una divisa sin un país soberano correspondiente. Los países miembros de la zona han perdido la protección de sus bancos centrales, pero todavía son responsables de su deuda soberana y, por tanto, son carne de cañón de especuladores”. Y el agudo John Authers, editor del Financial Times (¡un bolchevique!) escribía el sábado que “la física de los mercados y de la economía tiene un comportamiento raro: las tendencias siguen moviéndose mucho después de que hubieran debido detenerse”. Los precios en los mercados – lo dice él, yo resumo – son fijados por gente que tiene interés en que la crisis se prolongue porque de ella sacan beneficio.

7 de mayo, 2012

Ahí van dos axiomas posibles. Uno: de curriculos falsos está el mundo lleno. Otro: la mentira tiene patas cortas. Yahoo no fichó a Scott Thomson como CEO porque fuera – supuestamente – bachelor in computer science, sino por los buenos resultados en su empleo anterior, como presidente de PayPal. Y todo parecía funcionar bien hasta que un accionista picajoso descubrió que esa titulación universitaria era falsa. ¡Qué manía con los títulos, en un sector donde un joven desertor de Harvard es considerado como un genio de los negocios! Pero Thomson mintió, y ha tenido que confesarlo.

El asunto es que los planes de reestructuración de Yahoo se han ido otra vez al garete, incluída (por ahora) la enésima escabechina de personal, y otra crisis está servida en el peor momento. Los consejeros que lo eligieron (alguno de ellos también con CV falso) están a punto de defenestrarlo, por temor a perder sus cargos.

Esto ocurre cuando Thomson acababa de presentar resultados trimestrales bastante apañados y decía tener un plan de rescate de la atribulada pionera de Internet. Pero también en medio de una batalla en la que Yahoo ha demandado a Facebook – al parecer con fundamento – por violación de cierto número de patentes. Un litigio que, probablemente, será materia de preguntas en el roadshow que Mark Zuckerberg iniciará esta semana, previo a la salida a bolsa de Facebook. Quizá Thomson ha medido mal sus fuerzas, sin mirar que en su CV había un punto vulnerable.

PS: Puede que no tenga mayor importancia, pero dos lectores me han afeado un error en el comentario del sábado 28. Donde pretendía escribir “…su próximo iPad”, teclée “su tercer iPad”. Como es sabido, el tercer iPad ya está en venta , pero Apple ha preferido no llamarlo iPad 3. Mis disculpas

4 de mayo, 2012

El chairman saliente de Nokia, Jorma Ollila, se ha despedido con una entrevista al Financial Times en la que reconoce que al comienzo de la era de los smartphones no supo ver lo que implicaba la llegada del iPhone. Me consta, porque en febrero de 2008 entrevisté al CEO de la compañía, Oli-Pekka Kallasvuo, quien negó enfáticamente la posibilidad de que un móvil con pantalla y teclado táctil pudiera interesar a un número importante de usuarios. Para él, la amenaza vendría de China, y decía estar preparado. No es mi intención irritar, pero las consecuencias de aquel error siguen vigentes; durante demasiado tiempo, Nokia siguió convencida de su estrategia, contrariando las evidencias.

En los últimos días se ha sabido lo que todos esperaban. Samsung ha descabalgado a Nokia de su puesto en el mercado mundial, y esto por dos razones: la diferencia de intensidad en la apuesta por los smartphones, y la discutible decisión de sabotear el futuro de Symbian, al fin y al cabo un sistema operativo propio, cuyas ventas se han derrumbado en los mercados de fuerte crecimiento, particularmente en China e India.

Otro día escribiré más largo sobre Nokia. Es de reconocer el coraje de Stephen Elop, el CEO actual, que en poco más de un año ha conseguido la proeza de rehacer el catálogo, con el respaldo de Microsoft. Pero en esta transición, que necesita tiempo, el fabricante finlandés (antiguo campeón europeo que no supo asentarse en el mercado de Estados Unidos) ha sido desbordado por el empuje del fabricante coreano. No es la única víctima, y de esto trata mi último post de esta semana irregular.

3 de mayo, 2012

Los miembros del jurado que dirimirán la primera parte del proceso de Oracle contra Google han de tener un buen lío en la cabeza: antes de pasar a deliberar como quiere la liturgia, el juez les ha entregado un documento de 21 páginas en el que trata de explicarles lo que deben o no tomar en cuenta, de lo que han escuchado de las partes y los testigos. El veredicto debería salir antes del fin de semana, pero se limitará a la presunta infracción cometida al incorporar varias API de Java en Android. Por eso, el juez ha tenido que ilustrarles sobre qué es un API, y recordarles que en la próxima fase se debatirá sobre patentes.

El testimonio más perturbador ha sido el de James Gosling, considerado el padre de Java. Es sabido que, siendo ingeniero de Sun, se disgustó ante la actitud de los abogados de Oracle que intervenían en la compra de la empresa. Y tanto se disgustó que al poco se fue a trabajar a Google, aunque luego tampoco le gustaron las maneras de esta, y se buscó otro empleo. Ante el tribunal, Gosling ha dicho que, aunque sus críticas a Oracle son conocidas, piensa que esta lleva razón en un punto: “Google embaucó a Sun”.

La otra sorpresa fue el contraste entre los testimonios de Scott McNealy, fundador de Sun (y amigo personal de Larry Ellison, CEO de Oracle) y su sucesor, Jonathan Schwartz. El primero cuestionó el derecho de Google a usar Java sin pagar, mientras que el segundo declaró que, en su momento, discutió el caso Android con McNealy y, de común acuerdo, decidieron dejar correr el asunto. Las siete mujeres y siete hombres que forman el jurado, tienen en sus manos la papeleta de sentar un precedente que puede ser histórico.

30 de abril, 2012

Como saben los lectores habituales, este blog tiene una vocación económica que aflora con cierta regularidad. Recordaba ayer Emilio Ontiveros que “en el principio fue la deuda”: el desencadenante de estos cinco años de crisis fue la explosión de una burbuja crediticia. No provocada por una expansión alocada de la demanda de bienes y servicios, sino por un apalancamiento financiero incontrolado, y una sobrevaloración de activos “basura” como colaterales. En enero, un informe del McKinsey Global Institute señalaba que el desapalancamiento camina demasiado lento; con el agravante de que en Europa – a diferencia de EEUU – ha sido forzado para las familias y en las empresas, no en los sectores financiero y público, que siguen más o menos como estaban en 2008.

Este es el ojo de la tormenta que cubre Europa, no si Merkel es buena o mala. Hay un riesgo (según McKinsey, en este caso) de que la deflación, combinada con una política monetaria restrictiva, condene a las empresas a una debilidad prolongada, situación de la que suele citarse a como antecedente. La buena noticia, nos dicen, es que se ha evitado caer en la depresión…sólo estamos en una recesión prolongada. ¡Ah!

Mientras el resto del mundo, sin excepción, considera que el problema principal es la falta de crecimiento, en Europa se aplican políticas procíclicas, vendidas con la falacia de que bien nos merecemos una cura de austeridad. ¿Quién tiene la autoridad intelectual para afirmar que sirven al triple objetivo de recuperar la demanda, generar ingresos fiscales y ayudar al desapalancamiento de la deuda? El anuncio de que en 2013 subirá el IVA es una pésima noticia. A menos que alguien piense la insensatez de que así se conseguirá anticipar a 2012 una dosis de demanda…y después ya inventaremos otra cosa.

28 de abril, 2012

En abril, este blog ha cumplido dos años de publicación sistemática. Un lector que lleva la cuenta me escribe lo siguiente: “sinceramente, no creía que aguantaras tanto, a ese ritmo de trabajo y con esa calidad de información”. Gracias, Gustavo, a ver si nos conocemos un día de estos. Pues sí, en efecto, el ritmo de trabajo es muy intenso, a veces agobiante; pero trataré de aguantar. Es buena ocasión para una explicación sobre ciertos rasgos de mi trabajo.

Desde luego, no todos aprecian lo mismo que Gustavo: hay quienes dicen que reciben demasiada información [una queja no muy lógica en quien se gana la vida en un sector que atiende por la sigla T.I.] y a la hora de escoger prefieren otra fuente: es normal. No es menos cierto que el arco de los temas de que me ocupo es muy amplio, mientras que el trabajo de los lectores tiende a la especialización, por lo que no a todos les interesa todo lo que a mí me interesa, o no les interesa en la misma medida: también normal. Conservo unos cuantos mensajes de lectores que me reprochan por no tuitear, pero la verdad es que tengo las fuerzas que tengo.

El perspicaz Gustavo se ha percatado de que en mis post – no así en este newsletter, dirigido a los suscriptores – evito emplear la primera persona. No es una manía: durante años, ya fuera como consultor o como periodista, he acumulado disgusto con la extendida costumbre de colocar el yo [y sobre todo el ego] por delante del contenido. La lengua española no prescribe que el pronombre sea explícito, como si se hace en inglés, por lo que no tengo necesidad de escribir I think, I believe, When I was, My view, etc toda vez que el texto deja claro cuándo se trata de mi opinión y cuándo de un hecho o una fuente.

27 de abril, 2012

Acerca de mi post del viernes 13 me han llegado bromas sobre la coincidencia con la peripecia regia, que obviamente no venía a cuento. En un sentido menos frívolo, aquel texto ha sido premonitorio: IBM ha anunciado la firma de un acuerdo estable con Cloudera, adalid de la distribución de software Hadoop. No es una sorpresa, realmente, y en principio los términos del acuerdo no serían diferentes al que Cloudera firmó antes con Oracle. Con estos dos paquidérmicos compañeros, la pequeña compañía se sentirá más segura: IBM y Oracle se neutralizarían mutuamente. Por lo que, a medio plazo, Cloudera tiene más despejado el camino para una salida a bolsa.

Hay varias lecciones dentro de esta historia. Número uno: ninguna empresa entre las grandes del sector puede permitirse el lujo de no tener una estrategia en materia de big data y business analytics. Dos: hay que tomar muy en serio al movimiento open source, y la reciente decisión de Microsoft, que he comentado hace poco, parece una prueba suficiente. Tres: es hora de que algunos CIO abandonen prejuicios; como ya ocurre con las distribuciones comerciales de Linux, sus soluciones son asimilables por las empresas (pero hace falta que tengan un modelo de negocio). Cuatro: la proliferación de startups que trabajan en estos campos ofrece casi infinitas posibilidades para la colaboración, que a la postre van a desembocar, de un modo u otro, en consolidación.

La quinta lección merece una reflexión aparte: ¿dónde quedan las empresas europeas – y las españolas, desde luego – en este nuevo paisaje de la industria del software?

24 de abril, 2012

The Economist trae esta semana un dossier sobre Manufacturing and Innovation, del que extraigo una previsión sorprendente: una tercera parte de la producción que empresas de EEUU externalizan en China, será repatriada antes de 2020. Los costes laborales chinos aumentan, y esa ventaja competitiva se desvanece poco a poco. En la fabricación de ordenadores, la proporción llegaría al 40%. Porque, según parece, ese capítulo es cada día menos importante en los costes totales. Trae un ejemplo que a los lectores de este blog les sonará familiar: un iPad de 16 Gb, que se vende a 499 dólares, comprende sólo 33 dólares de coste de mano de obra industrial, y de esta, la correspondiente a China representa 8 dólares.

Según esta tesis, originada en un estudio de Boston Consulting Group, la producción offshore está volviendo a casa no tanto porque los salarios chinos aumentan, que también, cuanto porque las empresas han descubierto que pueden responder con más presteza y eficacia a los cambios en la demanda. “Algunos nuevos productos son tan sofisticados que es conveniente tener en un mismo sitio a quienes los han diseñado y quienes los producen”.

Del texto, entresaco una prédica que desbarata la vieja dicotomía entre industria y servicios. Una terrcera revolución industrial estaría en marcha gracias a “la convergencia de cierto número de tecnologías: software inteligente, nuevos materiales, robots más diestros, nuevos procesos y una amplia gama de servicios basados en la web”. La industria se digitaliza, y los modelos de negocio se transforman: “Rolls Royce ya no vende sus motores de aviación; vende las horas durante las cuales esos motores harán que los aviones de sus clientes vuelen”.

23 de abril, 2012

No me siento inclinado por los asuntos bursátiles, pero hay veces que te saltan a los ojos, y no hay más remedio que abordarlos. Algo extraño pasa con las acciones de Apple. Desde el 10 de abril, cuando alcanzaron su tope histórico de 644 dólares, han bajado un 10% hasta el cierre del viernes; y por el camino se han dejado nada menos que 56.500 millones de capitalización. Extraño comportamiento, cuando se espera que mañana, martes, la compañía anuncie un excelente segundo trimestre fiscal, según consenso de los analistas. Los inversores parecen querer decir que ya ha alcanzado un nivel muy alto, a partir del cual debería encontrar un nuevo descansillo, más bajo. Es lo que técnicamente llaman una corrección.

O un correctivo, porque el problema de Apple – que han vivido antes otras cotizadas – es que empieza a ser vista como ´incumbente´: su presencia es tan absorbente, su dominio sobre ciertos segmentos tan alto, que las autoridades marcan de cerca sus movimientos. Esto se ha visto en los últimos días con la investigación sobre los mecanismos de fijación de precios en el mercado de libros electrónicos.

Lo normal sería que el viento vuelva a soplar a favor, si los resultados fueran tan buenos como dicen. Incluso pueden registrarse más subidones con la aparición de nuevos productos en los próximos meses. Pero el episodio habrá dejado un poco de preocupación entre quienes piensan que Apple ha acumulado demasiado poder: ha llegado a representar el 4% del índice S&P y el 18% del Nasdaq 100. Desde 1990, sólo cuatro compañías han estado en esa situación, y a las dos les ha durado poco: Microsoft (enero 1999) y Cisco (marzo de 2000).

21 de abril, 2012

Se ha cerrado una semana rica en noticias, en la que muchos grandes del sector han presentado sus resultados trimestrales. Como muestra, tres botones, tres que antaño fueron más que amigos.

Microsoft. En su tercer trimestre fiscal, ingresó 17.400 millones, con beneficios de 5.100 millones [el año pasado fueron 16.400 y 5.200 millones, respectivamente]. Ha superado las previsiones de Wall Street, y su cotización no está lejos del tope de los últimos cinco años. Puede pensarse que la proximidad de Windows 8 tiene mucho que ver, pero de momento lo más convincente es la fortaleza de las ventas de Windows 7 .

Intel. Presentó números razonables, ligeramente superiores a los cálculos de los analistas, pero no impresiona del todo a los inversores. Su entrada, esta semana, en los procesadores para móviles, es una buena noticia …tardía, con muchos interrogantes. Como los que acompañan el cambio en la relación entre Intel y Windows 8, con la llegada de otra arquitectura. Un contrapunto interesante para el observador, pero no necesariamente para los inversores.

IBM. El primer trimestre dirigido por la nueva CEO, Virginia Rometty, ha sido bueno en términos generales, pero siempre se pueden encontrar pegas: las ventas de hardware cayeron un 7%, las de servicios – el 57% de los ingresos totales – subieron sólo el 1% (aunque con un 11% de ascenso en los beneficios) y las de software han sido sólidas. La estrategia hacia 2015 confirma su paso.

20 de abril, 2012

El protagonista de mi post de hoy se llama Martín Casado. Hay videos suyos en YouTube, pero quien busque su nombre en las hemerotecas de la prensa española, sólo encontrará unas pocas líneas, en las que se insiste en destacar su condición de murciano. Por lo que parece, los otros méritos del personaje son secundarios (se nota que no se dedica a las redes sociales o cosas por el estilo, tan mediáticas). He visto un un titular muy expresivo: “Un murciano revoluciona el Silicon Valley”. La verdad es que el lugar de nacimiento de Casado no ha influído para nada en su trayectoria, ni se puede afirmar que su talento sea el fruto de la universidad española.

A finales de marzo, con un grupo de periodistas europeos con los que suelo compartir viajes a Estados Unidos, pasé una mañana en la sede de la empresa fundada por Martín Casado, Nicira Networks, en Palo Alto; de ella me ocupo en el post de hoy. Lo que me importa destacar en este comentario es que el interés de la visita no estuvo en la emigración de la familia Casado (cuando Martín tenía dos años, creo) sino en cómo una investigación académica en Stanford ha originado una tecnología revolucionaria y cómo de ella ha nacido una empresa capaz de hacer cosquillas a un gigante de la industria como Cisco. Que, por cierto, ha decidido dedicar 100 millones de dólares para hacer frente al desafío.

Sinceramente, si esta historia edificante nos enseña algo, no es precisamente un motivo de exaltación patriótica. Tampoco es como para recurrir al tópico de que nadie es profeta en su tierra (sic). Lo ha dicho con mucha gracia Scott Shenker, su antiguo profesor y hoy socio: “Martin is a f****** amazing guy”.

19 de abril, 2012

No voy a presumir de primicia, pero el mes pasado este blog ya avisaba que en el conflicto sobre patentes entre Apple y Samsung Electronics, estaba en el aire la idea de una tregua o, quizás, un acuerdo extrajudicial. Ayer se supo que una jueza de California ha conminado a ambas empresas para que sus máximos directivos, Tim Cook y Choi Gee-sung, se reúnan en su presencia para buscar una solución al capítulo estadounidense de un conflicto que ronda desde hace más de un año por tribunales de diez países. Si no hubiera acuerdo en 90 días, el juicio se celebraría en julio, les ha advertido. Pero lo más probable es que no haya acuerdo.

Aparte del explicable fastidio de la magistrada ante un proceso que, con toda probabilidad, escapa a su comprensión (como a la del resto del mundo), la noticia podría encubrir un cambio de actitud por parte de los litigantes, que últimamente han bajado mucho el ruido. Una vez más, se ve que Cook hace lo posible para combinar el inevitable continuismo con el conveniente distanciamiento de los aspectos más discutibles que ha heredado de Steve Jobs. Sería difícil de entender que el sucesor hipotecara su futuro como CEO en el objetivo de hundir a Android, como prometiera Jobs a su biógrafo. En cuanto a Samsung, ya ha comunicado su disposición a acudir al acto de conciliación convocado por la jueza Lucy Kohn.

Desde luego, para que un acuerdo fuera eficaz, las partes deberían desistir de acusarse mutuamente en otros países, pero una solución en Estados Unidos borraría todos los litigios pendientes. No está claro si la bajamar llegaría a otros a otros fabricantes, socios de Android, con los que Apple se enfrenta a dife. cantes, también socios de Android. Pero, ya que estamos especulando, el nuevo clima entre Apple y Samsung facilitaría un lanzamiento tranquilo del próximo Galaxy SIII, previsto en Londres en los primeros días de mayo, y un poco más tarde, el de la nueva tableta de la marca coreana. Es de suponer que esos productos – y el futuro iPhone – habrán sido diseñados para no provocar nuevos litigios. Ya lo dice el refrán castellano: “pleitos tengas, y los ganes”. ¿Cómo se traducirá al inglés y al coreano?

18 de abril, 2012

No recuerdo que dos pesos pesados como estos se hayan enfrentado cara a cara en un juicio oral. Ayer, Larry Ellison (67 años, con un patrimonio de 36.000 millones de dólares según Forbes) y Larry Page (39 años, 19.000 millones) testificaron ante un tribunal de California en el caso iniciado por Oracle para reclamar a Google el pago de 1.000 millones de dólares como indemnización por, supuestamente, haber infringido dos patentes que cubren su propiedad intelectual sobre Java (adquiridas con la compra de Sun en 2010). En la primera sesión, el juez trató de dejar claro que “este es un juicio de Oracle contra Google, no de Java contra Android”.

Puede que la admonición sea vana: si el veredicto diera la razón a Oracle, abrirá una brecha en el derecho – no del todo definido, por lo que se ve – que ampara el software de código abierto, y Google, además de pagar, tendría que modificar Android. Si, en cambio, la justicia se inclinara por la demandada, daría nuevas alas al sistema operativo que en este momento domina el mercado de los móviles.

Otro día, este blog se ocupará de ello. Valga por ahora reseñar las posiciones de las partes. Según Ellison, “si la gente pudiera ir copiando nuestro software para crear versiones baratas de nuestros productos, no podríamos seguir invirtiendo lo que invertimos”. Page estuvo más circunspecto pero fue directo: “lo que Oracle pretende no es proteger su propiedad intelectual sino apoderarse de una cuota del éxito de Google”. Un arreglo entre las partes, que se reveló imposible en la fase preliminar, es impensable una vez iniciado el juicio.

17 de abril, 2012

El comentario podría empezar por el clásico “¿sabías que…? Microsoft cuenta con un plantel de especialistas en open source, entre ellos el veterano Jean Paoli, que durante años ha desempeñado un extraño papel dentro de una compañía genéticamente hostil a ese movimiento. Pues bien, Microsoft acaba de crear una subsidiaria – Microsoft Open Technologies – con el objetivo de hacer avanzar los trabajos internos sobre software abierto y de lubricar las relaciones con una comunidad de desarrolladores poco proclive a tener tratos con la compañía de Windows. Al frente de esa estructura estará Paoli.

Los escépticos evocarán las diatribas de Ballmer contra Linux, pero eso es agua pasada; lo que ahora mueve molino es la urgencia de acelerar la presencia de Microsoft en dos tendencias que agitan la industria: big data y cloud computing. Y en ambas – de ellas se ha ocupado este blog, sin ir más lejos el pasado viernes – el protagonismo está de parte del movimiento open source. Abundan los ejemplos: OpenStack y Hadoop, pero también CloudStack (Citrix) y CloudFoundry (VMware), por no citar otros. La mayor parte del software comercial actual tiene elementos open source; tarde o temprano Microsoft tenía que reconocerlo, si aspira a mantener su influencia entre los programadores. Sin ellos, por ejemplo, no conseguiría arropar Azure con herramientas de desarrollo.

Paoli lo ha dicho con claridad: “Hay muchas diferencias entre el proceso de desarrollar software ´propietario´ y hacerlo a través de la comunidad open source. En algunos casos, es importante mantener ambos separados, y en otros hay espacio para la interacción […] Vivimos en un mundo mixto, y tenemos que tender un puente entre las tecnologías Microsoft y las que no son de Microsoft. Esto es lo que los clientes esperan de nosotros”. Cosas veredes, amigo Steve, que farán fablar las piedras [la cita es apócrifa].

16 de abril, 2012

Créase o no, el mercado mundial de PC ha vuelto a crecer en el primer trimestre, según el informe de IDC. Poco, es cierto: un 2,3% comparado con el mismo período de 2011, pero es mucho mejor que la previsión de descenso que manejaba la consultora cuando advertía sobre las consecuencias de las inundaciones en Thailandia. No han desaparecido los problemas de suministro, pero al menos los grandes de la industria se las han arreglado para mantener su nivel de producción (la prueba es que “los otros” han caído un 6,5%).

Entre las marcas líderes, HP se ha recuperado tras el bache del trimestre anterior: los 15,7 millones de unidades entregadas (+3,2%) representan un 18% del mercado total. Gracias, dice IDC, a que ha recuperado cuota en Estados Unidos y Europa, pese a que se trata de mercados saturados, remisos a comprar mientras no aparezcan las novedades que se anuncian y no llegan. Los momentos de incertidumbre vividos por HP el año pasado, se han trasmutado en optimismo al acercarse la presentación masiva de productos para la segunda mitad de 2012, período en el que se decidirá la suerte del ejercicio.

Continúa el ímpetu de Lenovo, que ha crecido nada menos que el 43,7%, pese a que todavía no ha terminado el ajuste fino del canal de consumo; sus 11,7 millones de unidades en el primer trimestre equivalen al 13,4% del total, y permiten a la marca china consolidar un segundo puesto arrebatado a Dell. El caso de Acer empieza a ser dramático: a pesar de la purga de ejecutivos e inventarios vivida en 2011, vuelve a declinar, y se queda por debajo del 10% de cuota. No se tome a mal si recordamos que hace ahora un par de años, la empresa taiwanesa pregonaba que alcanzaría el primer puesto en 2012. El quinteto de cabeza lo cierra su compatriota Asus, cuyas ventas florecen (un 22% de aumento) en la región Asia-Pacífico.

Las cifras del mercado español serán objeto de comentario en los próximos días.

13 de abril, 2012

La noticia ha producido un titular casi unánime: Sony despedirá a 10.000 empleados, el 6% de su plantilla mundial. ¿Sorpresa? Ninguna: es lo que se esperaba del nuevo CEO, Kazuo Hirai, que se ha propuesta el retorno de los beneficios en su primer año, después de cuatro consecutivos de pérdidas. Lo realmente interesante, a mi juicio, es la decisión de reducir en un 30% el catálogo de televisores de la marca, como parte del esfuerzo por recortar los costes de una división que fue la estrella de la marca pero no gana dinero desde 2003. Es posible que, ante la situación deprimida del mercado, otros fabricantes también pongan coto a la inflación de modelos, pero para ninguno la medida tiene un dramatismo comparable.

La división de entretenimiento – a la que Hirai debe su ascenso – va bien, una vez asumido que ha caído del primero al tercer puesto en el ranking de ventas de consolas. Este es uno de los problemas de Sony: ya no es líder de ninguna categoría, y esta circunstancia desluce la herencia que encuentra el nuevo CEO, pero cualquier avance que consiga será un éxito personal. Otro anuncio notable es la voluntad de externalizar gran parte de la fabricación de sus productos, una tardía imitación del modelo que tan bien le ha salido a Apple, pero sólo a Apple.

12 de abril, 2012

Nokia se las prometía felices tras la buena acogida de su móvil Lumia 900 en el mercado estadounidense, donde la marca nunca ha gozado de una popularidad comparable a la que tiene en Europa. Una semana después, la compañía finlandesa ha reconocido que ha perdido dinero en el primer trimestre, y no espera mejora en el segundo, debido a “la dinámica competitiva de ls industria”, que ha recortado las ventas de sus móviles Symbian en mercados de Oriente Medio, África, India y China.

Tiene que ser decepcionante para Stephen Elop, este derrape en su plan para devolver a Nokia el brillo que ha perdido. En las actuales condiciones, los problemas son tres, según ha dicho: tiempo, demanda y contexto económico. El comunicado de Nokia informa de que las ventas de su división Smart Devices han sumado 12 millones de unidades en el trimestre, de los que 2 millones han sido de la familia Lumia, a un precio medio de 220 euros. Casualmente, coincide con un informe de iSuppli según el cual la factura de materiales de un Lumia 900 (sin otros costes) asciende a 160 euros.

Anoche, la acción de Nokia perdía un 14%, precipitándose a la cotización más baja en 15 años. El problema se extiende a Microsoft, que tras el mal disimulado plantón de Samsung y HTC, depende enteramente de Nokia para levantar las ventas de Windows Phone. Desde luego, a este precio implícito, sería barato para Microsoft la compra de Nokia, pero ¿serviría para arreglar las cosas?

11 de abril, 2012

Los suicidios del 2010 de varios trabajadores de la fábrica de Foxconn en Shenzhen ya son historia. En un doble sentido, porque realmente han cambiado la marcha de la industria electrónica, tal como en los años 90 las cosas cambiaron para Nike, tras las denuncias de uso de mano de obra infantil. Ahora se trata de otra marca célebre y celosa de su imagen, Apple: en una actitud que le honra, Tim Cook ha aceptado las conclusiones de una investigación independiente, ha viajado a China, y ha forzado otra actitud de su principal contratista.

Los generosos márgenes de Apple le permitirán soportar el impacto con más holgura que otras marcas que también utilizan los servicios de Foxconn y otras de su clase. Los activistas que denunciaron el caso han acertado al poner a Apple ante una contradicción flagrante. Cook ha decidido no escudarse, como hiciera su predecesor, en la excusa del cumplimiento de la legislación local. Bajo presión, Foxconn ha tenido que subir salarios, reducir horarios y mejorar las condiciones de trabajo. Siendo como es el mayor de los contratistas asiáticos de outsourcing electrónico, el efecto dominó se extenderá al conjunto de esa industria, cuya facturación suma unos 360.000 millones de dólares [100.000 millones más que hace cinco años, 80.000 menos que dentro de cinco), mayormente a “fabricantes” de Estados Unidos.

Apple ha salvado la cara, y seguramente cargará con una parte de los costes incrementales de Foxconn, pero otras compañías corren ahora serios riesgos de imagen. Y lo más probable es que tengan que ajustar sus cadenas de suministro y elevar los precios de sus productos. Es una gran oportunidad para llevar a la práctica la responsabilidad social corporativa que predican en casa pero durante años han ignorado fuera.

10 de abril, 2012

El anuncio, ayer, de un acuerdo por el cual Microsoft adquiere a AOL un paquete de 800 patentes y la licencia no exclusiva de otras 300, por las que pagará 1.056 millones de dólares, confirma la fiebre de la industria por dotarse de estos activos como forma aguda de competencia. El año pasado, un consorcio – del que Microsoft forma parte junto con Apple – compró 6.000 patentes subastadas por la quiebra de Nortel. Días atrás, IBM vendió a Facebook las licencias sobre 750 patentes que el comprador espera usar en su defensa contra la demanda que le ha puesto Yahoo! por infracción de propiedad intelectual. Un analista de Jefferies calcula que RIM, el fabricante de BlackBerry, podría conseguir fácilmente un acuerdo para ceder el uso de una cartera cuyo valor estiman entre un mínimo de 1.000 millones y un máximo de 2.500 millones. Y, por supuesto, está en el aire el destino de los activos de Kodak, cuyo valor se estima en unos 2.600 millones.

Son cifras de vértigo. En el archivo de este blog se pueden encontrar antecedentes de una tendencia cuyos protagonistas más notorios son Apple, Samsung y Motorola (con Google en la trastienda). Es una carrera desenfrenada entre los gigantes de las TI para protegerse a sí mismos contra amenazas legales, o para tener munición contra sus competidores. No todos consiguen rentabilizar el capital intelectual, sin embargo: InterDigital (cuyo rol es precisamente el de coleccionista de patentes) ha tenido que renunciar a la subasta de su cartera de patentes porque no podría conseguir el precio esperado; en cambio, la está ofreciendo por piezas.

9 de abril, 2012

El descanso de una semana, santo o pagano, no ha disipado nuestras inquietudes; más bien al contrario: hemos vuelto al trabajo con desasosiego. Dice el ministro de Economía que “los mercados” castigan a España por la incertidumbre europea; en otras latitudes opinan exactamente lo contrario, y reclaman que España imponga más disciplina fiscal y más austeridad, lo que inevitablemente significa menos o ningún crecimiento. Mientras tanto, se confirma el desacople de las economías de Estados Unidos y Europa, y en los últimos días vuelve a presentarse nosotros el espectro de “japonización” de la economía europea.

Los pronósticos del economista Nouriel Roubini son tan sombríos como suelen ser en quien goza del apodo Dr. Doom. Leemos uno muy preocupante en su blog EconoMonitor: “a Europa podría irle peor que a Japón, que vivió años de recesión y estancamiento, pero nunca una depresión del alcance de la que puede sufrir Europa si prosigue con sus políticas actuales de ajuste”. Hasta ahora, los indicadores fundamentales de la debilidad europea han sido las primas de riesgo de la deuda soberana, pero aparecen síntomas de desfallecimiento general del euro. Son varias las multinacionales que han empezado a preparar planes de contingencia para el supuesto de que la moneda única dejara de existir o, como poco, pasara a representar un grupo más compacto de economías, lo que a efectos prácticos sería tres cuartos de lo mismo.

Si nos limitamos al sector de las TI, ya tenemos una primera expresión estadìstica de las fricciones monetarias. Gartner ha procedido a revisar su pronóstico de gasto mundial en tecnología, en una doble vertiente: calculado en dólares corrientes, el crecimiento sería este año del 2,5%, y no del 3,7% como se esperaba; en dólares constantes – con base en las paridades de 2008 – la revisión es al alza, del 4,6% al 5,2%. La diferencia entre uno y otro método de cálculo es un reflejo de que el resto de las monedas está experimentando una depreciación con respecto al dólar, pero esto no significa, objetivamente, que el dólar se afiance.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2019 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons